Buscar este blog

martes, 12 de junio de 2012

EL DESEMBARCO:Gesta Gloriosa de Constanza, Maimón y Estero Hondo


Junio, el mes de la Raza Inmortal. En el 53 aniversario

La Expedición militar antitrujillista que en junio de 1959,aterrizo en el poblado de Constanza y desembarco por las playas de Maimón y Estero Hondo.

Héroe de la Historia Dominicana:

Llegaron llenos de patriotismo,
enamorados de un puro ideal
Y con su sangre noble encendieron
la llama augusta de la libertad.
Su sacrificio que Dios bendijo
la Patria entera, glorificará
Como homenaje, a los valientes
que allí cayeron por la libertad.

Antecedentes.
A  finales de los años  de la  década de los cuarenta, una ola de frenesí  libertario recorría por los corazones y mentes de los  pueblos   de América Latina y el Caribe. La aspiración por Gobiernos democráticos  que se había levantado a raíz de la victoria sobre el Eje, a fines de la segunda guerra mundial desato por todas estas tierras americanas grandes luchas   sociales y populares  contra las Dictaduras que negaban el derecho de vivir en dignidad y  ultrajaban  la libertad de estos pueblos.
El clamor se rego como pólvora; y, ya no hubo forma  de parar esta  ola   libertaria.  En Argentina, Juan Domingo  Perón, amigo de  Trujillo, era derrocado el 19 de septiembre de 1955. Julio Lozano Díaz en hondura (21 de octubre 1956) y Gustavo Rojas Pinilla en Colombia (10 de mayo de 1957); en Cuba, Fulgencio Batista, cada vez más, estaba acorralado por las guerrillas de Fidel Castro. 
Entrando  a los finales de la década de los cincuenta la situación había empeorado. Para  enero de 1958, el dictador Venezolano Marcos Pérez Jiménez, fue derribado.  En esa furia libertaria e indetenible, Trujillo lo menos que podía estar, era sentirse preocupado.
En esas tempestades, los vientos, definitivamente  se llevaron de paro al Dictador Cubano Fulgencio Batista. El día de año nuevo, en 1959, Batista huía de Cuba. Semana más tarde, Fidel Castro, victorioso,  al frente del ejército rebelde entraba  a la Habana Cuba.
La caída de los Dictadores, especialmente  la de Pérez  Jiménez y la de Batista, preocupo a Trujillo y a sus partidarios. Trujillo ponía su barba en remojo.
El espíritu solidario de la naciente revolución Cubana  puso a disposición de sus compañeros y hermanos dominicanos  recursos materiales y humanos  para que continuaran la lucha por la libertad y la justicia social en la patria de Juan Pablo Duarte. En  esta oportunidad, el turno le toca a Trujillo.
Los días 14 y 20  de junio de 1959, patriotas dominicanos, que la dictadura mantenía alejado de la patria amada, acometieron la invasión de su tierra natal. Los ataques fracasaron, pero tuvieron desastrosas  repercusiones para el régimen. La inmolación de los héroes de junio  promovió la agitación en vastos sectores de juventud dominicana, que ya había sido conmovida por el mensaje de libertad de la Revolución Cubana. Surgió un vasto movimiento clandestino, el movimiento 14 de junio, liderado por lo más preclaro de la juventud dominicana.
Alrededor de dos años mas tarde,el 30 de mayo,Trujillo caía abatido a tiros por antiguos colaboradores y amigos; y,en menos de un año, la familia Trujillo abandonaba el país
El Desembarco
Leopoldo Jiménez Nouel
El Ejército de Liberación Dominicana, comandado por Enrique Jiménez Moya, arribó a la República Dominicana  el 14 de junio de 1959, en horas de la tarde, en un avión con camuflaje de las siglas de la fuerza aérea de Trujillo.
El avión aterrizó  en el aeropuerto militar de Constanza,  pueblo de montaña, cercano a Jarabacoa, donde hubo enfrentamiento con los militares allí apostados, antes de que el grupo se internarse en  las montañas.
A pesar de estar planificada la llegada simultánea de los expedicionarios por aire y mar, debido a  situaciones no previstas, la llegada de las embarcaciones en Maimón y Estero Hondo se produjo seis días después y fueron atacadas tanto por la fuerza aérea como la naval, con la consecuente pérdida de vida de gran número de expedicionarios.
En las montañas de Constanza, los expedicionarios se enfrentaron con las tropas del gobierno. Muchos cayeron el combate, otros, denunciados por campesinos o bajo las inclemencias  del hambre y el cansancio, fueron apresados. Fueron luego trasladados a las instalaciones militares de San Isidro donde fueron fusilados y enterrados en fosa común. De esta gesta sólo sobrevivieron cinco expedicionarios, Poncio Pou Saleta, Mayobanex Vargas, Francisco Medardo Germán y los cubanos Delio Gómez Ochoa y  Pablito Mirabal.
Los restos de varios expedicionarios de la gesta gloriosa del 14 de junio de 1959 reposan en monumento levantado a su memoria por la Fundación de los Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo. 
Allí, se guardan también, fotos, cantimploras, botas, banderas, así como diversos objetos personales de los expedicionarios. 
Copiamos aquí la lista de los participantes en la gesta de junio de 1959, elaborada por la Fundación de Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo..

Himno del 14 de junio

Llegaron llenos de patriotismo,
enamorados de un puro ideal
Y con su sangre noble encendieron
la llama augusta de la libertad.
Su sacrificio que Dios bendijo
la Patria entera, glorificará
Como homenaje, a los valientes
que allí cayeron por la libertad.
14 de junio, gloriosa gesta nacional.
Tus mártires están en el alma popular
hermanas Mirabal, heroínas sin igual
Tu grito vibrante, es el alma de la Patria inmortal.
Llegaron llenos de patriotismo,
enamorados de un puro ideal
Y con su sangre noble encendieron
la llama augusta de la libertad
Su sacrificio que Dios bendijo
la Patria entera, glorificará
Como homenaje, a los valientes
que allí cayeron por la libertad.

Música: Héctor Jiménez Letra: Vinicio Echavarría, Leandro Guzmán, Ángel Concepción




El grupo de luchadores antitrujillistas que efectuó este hecho heroico, fue entrenado militarmente en el campamento guerrillero ubicado en la finca «Mil Cumbres», de la provincia cubana de Pinar del Río. Otro grupo que no llegó a desembarcar, se entrenaba en «Madruga», provincia de La Habana.
La expedición fue organizada por el Movimiento de Liberación Dominicano, con el concurso de los gobiernos venezolano y cubano.

Enrique Jiménez Moya, comandante en jefe del Ejército de Liberación Dominicana, arribó al país el 14 de junio de 1959, a las seis y veinte minutos de la tarde, en un avión pintado con las siglas de la fuerza aérea de Trujillo. El aterrizaje se produjo en el aeropuerto militar de Constanza, una ciudad dominicana enclavada en las montañas.

En el avión, piloteado por el venezolano Julio César Rodríguez y el expedicionario dominicano Juan de Dios Ventura Simó, ex capitán de la Fuerza Aérea Dominicana, vinieron cincuenta y seis combatientes. El aparato emprendió vuelo después de dejar en tierra a los expedicionarios. El piloto venezolano condujo el avión en su viaje de regreso.

El aterrizaje debió realizarse inicialmente en San Juan de la Maguana, pero las condiciones atmosféricas imperantes en ese momento en la República Dominicana, obligaron a los expedicionarios a dirigirse hacia Constanza.

Al pisar tierra dominicana, Jiménez Moya y sus acompañantes intercambiaron disparos con militares que se acercaron al aparato para indagar sobre el aterrizaje. Luego se internaron en las montañas. El arribo del avión se había coordinado con la llegada simultánea de lanchas que conducían a los demás expedicionarios, pero se presentaron inconvenientes que retardaron el desembarco marítimo hasta el 20 de junio. En esa fecha, arribó al país por Maimón la lancha «Carmen Elsa», comandada por el doctor José Horacio Rodríguez, egresado de la Universidad de Harvard. Ese mismo día desembarcó en la playa de Estero Hondo, la nave «Tinina» con José Antonio Campos Navarro, como comandante de otro grupo que llegó al país en ella.

Un número considerable de guerrilleros que arribaron a la República Dominicana por Maimón y Estero Hondo murieron en el desembarco cuando fueron atacados por unidades navales y aéreas del régimen de Trujillo. El resto se internó en las montañas, donde libraron combates con las tropas del gobierno hasta que fueron apresados o muertos. Por su parte, los expedicionarios de Constanza tenían instrucciones de no presentar batalla hasta que llegaran las dos lanchas. Perseguidos por las tropas trujillistas, denunciados por campesinos con los cuales establecieron contactos y bajo el permanente acoso del hambre, los combatientes del Ejército de Liberación Dominicana, fueron aniquilados poco a poco.
Amigo lector lector, no queremos dejar pasar por alto la conmemoración del 53 aniversario de un acontecimiento histórico que influyó en el futuro de nuestro país, pues esta gesta fue la que marcó el principio del fin de la tiranía más corrupta y sangrienta que haya tenido la República Dominicana en toda su historia, nos referimos a la gesta del 14 de Junio del 1959, una gesta patriótica cuyo objetivo era despertar la conciencia del pueblo dominicano ante los crímenes, y abusos, además del oscurantismo en que vivía nuestro país, este acontecimiento desenmascaró de manera contundente la forma sádica, criminal y antihumana, que utilizaba el régimen de este hijo de Lucifer, llamado Rafael Leónidas Trujillo Molina.

Este grupo de patriotas, compuesto por 155 dominicanos y 43 hombres solidarios de diferentes nacionalidades, entre: cubanos, puertorriqueños, venezolanos, norteamericanos y españoles, cuyas conciencia estaba enmarcada en lo que se podría llamar, la fuerza del Internacionalismo Revolucionario y que ofrendaron sus vidas para que este país, pudiera tener un respiro ante los 31 años de dictadura sangrienta, de crímenes injustificados, de persecuciones implacables, de fomentación del Sicariato, asesinando personas en el extranjero por el solo hecho de no compartir las ideas de este asesino.

Una tarde del 14 de Junio de 1959, aterriza en Constanza un avión C-47, con el primer grupo de expedicionarios y más tarde el 20 de Junio de ese mismo año, llega por Maimón y Estero hondo, las barcazas: “Tinina y Carmen Elsa”, con el resto de los guerrilleros, pero estos no se imaginaban que ya el régimen de Trujillo los estaba esperando con todo su poderío militar. Cañones, Tanques de Guerra, aviones de los denominados P-51, y un contingente militar hicieron de este grupo una masacre, los aviones lanzaron en las lomas de Constanza y sus alrededores una gran cantidad de bombas de Nepal, de más de 500 libras, arrasando con todo lo que encontraron a su paso.

Los guerrilleros fueron arrasados por el ejército Trujillista. En un informe dado por embajada Norteamericana a la OEA., se especificaba que los bosques habían sido arrasados y que toda su vegetación había sido reducida a cenizas, como resultados de las bombas lanzadas por los aviones, los miembros del grupo de patriotas fueron asesinados, los que no murieron en combates, fueron apresados, torturados y enviados a San Isidro por órdenes del asesino hijo del tirano, Ramfis Trujillo, quien después de torturar a los apresados los fusiló inmisericordemente. 

Sobrevivieron a esta masacre: Delio Gómez Ochoa; Almonte Pacheco; Mayo Banex Vargas; Francisco Medardo Germán y Poncio Pou Saleta, cuyos testimonios han servido para que las nuevas generaciones puedan conocer las causas y las consecuencias de esta gesta patriótica del 14 de Junio. La Juventud debe conocer su historia pues todo pueblo que no conoce su historia, tiende a repetirla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario