Buscar este blog

martes, 29 de enero de 2013

LINCOLN REECONTRADO

EL ROEDOR: De Duarte y apátridas


Aristófanes Urbáez
elroedor2045@hotmail.es
“Hay gente cuya inteligencia me abruma. Vinicio Aristeo Castillo Semán lo decía y no le creía. Pero algo se le rompió dentro el domingo a mi admirado Orlando, aunque no sé lo que fue. ¡Pero lo averiguaré!”.
(A. Urbáez) 

En la década de los 70s. me cayó por primera vez en las manos “El proyecto de Constitución de Duarte”, y me tocó hacer sin firma un pequeño ensayo en dos entregas para la sección histórica del semanario Vanguardia del Pueblo, órgano de difusión del PLD. Si “mi caudillo” don Juan Bosch, escribió lindo de alguien no fue de Bolívar, sino de José Martí y de Duarte. Está en “Temás históricos” y no sé porqué los discípulos de Bosch no lo encontraron para esta ocasión. En este mismo LD escribí 5 artículos antes de las elecciones hablando del Bicentenario a propósito de los cuadros que pintaba Miguel Núñez, basados en el único retrato real que existe del Padre de la Patria. El proyecto era más novedoso y amplio, pero, ¿para qué sirve un político venido a menos? Dejé a otros los hermosos trabajos sobre Duarte (todos buenos), para la fecha. Todo se dio bien, pero faltaron las palabras del duartiano Juan Bosch, que luego publicaré.
En los 70s., me quedé sobrecogido por la claridad mental y el temple patriótico de aquel joven que  estuvo en Europa y fundó “La Trinitaria” a los 25. Son pocos los jóvenes de 25 años hoy en día que tengan mente despejada en este mundo light. Pero este Duarte, cuyo pensamiento era tan vigoroso que Trujillo, que se emparentaba a Dios, ni su corte de áulicos intelectuales, pudo echar al zafacón, sino que exaltaban de su gloria se escondían, como el “Hitler” de C. Chaplin, a ver si le goteaba una brizna de su excelsitud.
Por donde quiera que un hombre de buena fe y un dominicano honrado, aborde la figura de Juan Pablo, pasa la prueba con 100% de patriotismo, porque él fue un creador de patrias como el que más. Pero lo que erizaba la piel cual leí su “Proyecto de Constitución”, que fue echado a un lado por los parricidas en San Cristóbal el 6 de noviembre del 1844, fue que incluyó, como el abate Emmnuel Sieyés en la Revolución Francesa, el “poder municipal” (de los cabildos); y estableció para la primera Constitución de su República, “que el crimen no prescribe jamás”. ¡Oh, venerable Juan Pablo, Padre, qué república tan grande estuviéramos si los traidores no borran tus pensamientos! Seguro, parricidas y traidores, serían “castigados como se debe” y no fuésemos, como hoy, “víctimas de sus maquinaciones”. Por eso lo borraron.
2.- ¡Ay, Juany!
Juany Uribe es una de esas perredeístas a las que distingo, porque aprendió al lado de Peña Gómez; es honrada y patriota ejemplar. Por respeto al PRD, Juany no escribe de tendencias ni de pleitos en su partido. Incluso, ni sé si ella está en grupo alguno, porque hasta la misma Peggy está muy alejada de la batahola. Espero que Juany Uribe (sin importar por quién simpatice dentro de esa gallera), se haya preguntado como yo: ¿No era Ángel Acosta diputado del PRSC por Santiago hasta el 2010? ¿Quién le dio el pistoletazo? ¿Quién, cómo, cuándo y mediante qué mecanismo, entró Ángel Acosta al Comité Ejecutivo Nacional? ¿Con qué derecho estaba en lugar donde asaltaban un local de reunión del CEN? ¿Y “La Batidora” o la Enana Celenia? El presidente del PRD, Ing. Miguel Vargas, cometió la ridiculez de darle una regiduría notariada dizque porque ella era reformista. ¿Qué buscaba en el local del PRD de la Churchill voceando como una posesa? ¿Era también miembro del CEN? ¿Quién la eligió y cuándo? ¿Acaso en la convención  que Guido y Tony Peña “perdieron”? ¿Y dónde está el respeto y la decencia? ¡Pobre Peña! ¡Y más pobre aún el que crea que eso es política! ¿Qué Chapulín Colorado nos defendería de tanta insensatez y ruindad?

3.- Democracia.-
Al mongol de la bicicleta hay que decirle que si Leonel le hizo daño a este país, fue haber “decretado una democracia suiza” (que nada tiene que ver con el aparato jurídico creado por él y el PLD, debido a que Milagritos y A. Bautista tuvieron el Congreso de 1998-2006 y no hicieron nada), donde todo el mundo reclama derechos, pero nadie sabe sus deberes. Hubo unos viejos profesores de emergencia cuando el Trujillato (estaban mis padres cuyos nombramientos con la rúbrica de Héctor Trujillo M., conservo), que decían: “Las letras con reglas entran”. Los tablazos que Rafael Guaroa Medrano, mi padrino, me dio en las palmas de las manos en la primaria me enseñaron la parte fea del mundo (la ética). La correa y el sacabrasas me enseñaron el resto hasta la tumba. Ahora bien: sospecho que el subjefe policial (y ojalá sospeche mal), general Campusano, no pasó por la Academia, porque si papá HM pide que no mandaran policías; y el presidente, Miguel, que mandaran, ¿y cómo Campusano se deja aperrear por la “autoridad” (que es ninguna) de la Enana Celenia? Esos shows de morder orejas y de aperrear a jefes policiales se ven en gobiernos del PLD, porque el PRD tirotea a ex presidente, como en la Procuraduría. ¡Democracia de más, Pedrito Bicicleta!

Gracias, Dios, porque nunca pones a uno en el lugar equivocado. ¡Ay, violencia de género, aléjate bruja maldita! ¿Puño para qué te tengo?

domingo, 27 de enero de 2013

Cartas de José Martí a Máximo Gómez

Casa donde se hospedó José Martí en República Dominicana

Casa donde se hospedó José Martí en República Dominicana
Por Diony Sanabria

El Héroe Nacional de Cuba, José Martí, visitó tres veces República Dominicana en 1892, 1893 y 1895 antes de incorporarse a una nueva guerra contra el colonialismo español, organizada por su genio y capacidad.


Muy cercano al suyo geográfica y culturalmente, en este país sumó otra vez a la causa independentista de la mayor de las Antillas a Máximo Gómez, "el general con cuna en Baní" y jefe supremo del Ejército Libertador cubano.



Martí también recibió el apoyo de importantes intelectuales, hombres de negocios y políticos dominicanos, entre ellos el presidente Ulises Heureaux, conocido como Lilís.



De los tres viajes, solo en el primero estuvo en Santo Domingo, la capital de Dominicana, el 18 y 19 de septiembre de 1892, y recorrió sitios históricos y fue recibido en la sede de la Sociedad de Amigos del País.



Allí la palabra del Maestro, quien también fue llamado en vida Apóstol, electrizó a la concurrencia, de acuerdo con el escritor dominicano Max Enríquez Ureña.



Durante la estancia capitalina, Martí se hospedó en la llamada casa de San Pedro, en el número 155 de la calle Las Mercedes, entre Hostos y Duarte.



En estos momentos, la edificación, que en el pasado reciente tuvo diversos usos y fue una discoteca, muestra un gran deterioro por abandono, pero inversionistas españoles proyectan construir en sus terrenos el Hotel Las Mercedes, de 100 habitantes.










Imagen activa
Imagen activa
Imagen activaImagen activa
Imagen activa
Imagen activaImagen activa
Imagen activa
Imagen activa
Puede adquirir estas imágenes en FotosPL










Por aquí pasó Martí. Por Yisell Rodríguez Milán

Quien recorra el municipio guantanamero de Imías, por donde pasó el Maestro tras su desembarco por Playitas de Cajobabo, descubrirá la inmensa pasión que por su vida y obra sienten los que allí viven.
Este monumento ilustra el desembarco de José Martí, Máximo Gómez y otros cuatro…
Continuar






sábado, 26 de enero de 2013

HISTORIA DE CUBA: GRITO DE BAIRE


De la bolivariana unión de repúblicas a la Celac

De la bolivariana unión de repúblicas a la Celac, según Díaz Lacayo


Managua (PL) Para el historiador nicaragüense Aldo Díaz Lacayo, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) es la unión de repúblicas soñada por Simón Bolívar y su expresión más acabada la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (Alba).
La Celac es la unión de repúblicas, su sustento ideológico es la identidad, su sustento es la geopolítica regional y valores como la solidaridad, complementariedad y equidad, afirmó el ex embajador en exclusiva para Prensa Latina.

La liberación, que busca la humanidad desde que cobró conciencia de sí misma, está allí pero actualizada, porque hay un cambio de época, un tránsito de un estadio histórico a otro y el pueblo lo percibe y lo demanda, a juicio del entrevistado.

La Celac proyecta lo que ya propusieron Bolívar, José Martí y la Revolución Cubana, señaló y destacó la continuidad histórica en estos procesos.

Bolívar dice respetémonos, unámonos, nosotros no somos españoles, no somos indígenas, somos una nueva raza. Ya la nación es distinta, ya no es la nación originaria, ya no es la nación colonial, explicó el analista.

¿Cuál es el fundamento de la unidad planteada por Bolívar?, preguntó y a continuación respondió: una unidad geopolítica.

No era unirse por unirse, sino articularse para lograr un equilibrio en el mundo, para que América Latina y el Caribe pesara en el equilibrio geopolítico mundial y ese peso específico le permitiera hablar de tú a tú con los otros centros de poder mundiales, explicó.

El libertador de América, añadió, plantea una unidad política respetando los países, porque ya no había nada que hacer, ya se habían constituido, ya había un imaginario popular de parcelación, y cuando le escribe al chileno Bernardo OÂ�Higgins, en 1821, habla de la nación de repúblicas.

Estaba pendiente esa nación de repúblicas, pero se dio cuenta que existe la posibilidad de crear un Estado núcleo de ella y propone con ese fin el nacimiento de Colombia, pese al contrapeso brutal del andamiaje político en esa zona tan marcada por el colonialismo español.

Para Bolívar esa unidad geopolítica era la madre de todo, de un poder económico, social, político, pero él parte de ella porque, asumiendo la hipótesis de su compatriota Francisco de Miranda, nunca concibió la idea de un continente parcelado.

Bolívar respetó la parcela, pero demandó la unidad, y ¿qué hicieron los Estados Unidos? Desde 1823 con la Doctrina Monroe, y en 1888 con el relanzamiento de la Unión Panamericana, contrapusieron a la unidad geopolítica y a la política, su llamada "integración".

Desde aquel entonces, la integración planteada desde el Norte sigue un mismo propósito de dominación; así lo demostraron el proyecto del Área de Libre Comercio para las Américas y los Tratados de Libre Comercio de matriz neoliberal.

Ese tipo de integración (promovida por Washington) no constituye una propuesta promotora de desarrollo económico, entonces nos parcelan mucho más y logran que nos dividamos políticamente, militarmente, y hasta entremos en guerra, advirtió Díaz Lacayo.

De acuerdo con el intelectual nicaragüense, el comercio, expuesto por la lógica del capital, condujo a enfrentamientos en el pasado y es fuente de actuales conflictos.

No estoy para nada de acuerdo con ese tipo de integración comercial que nos mutila, que nos aísla a unos de otros, que nos enfrenta como pueblos distintos cuando somos todos iguales, de la misma raíz originaria, insistió al contrastar aquel concepto impuesto con fines de dominación desde el Norte con el nuevo y unitario de integración latinoamericana y caribeña, promovido por la Celac.

Según Díaz Lacayo, Martí abogó por la unidad ciento por ciento de América Latina y se pegó un salto infinito al formular que "Patria es Humanidad".

Fidel Castro desde el principio dice igual: la unidad de América Latina y el Caribe y salta como Martí, pero lo institucionaliza y convoca a todos los pueblos del mundo a sumarse a ese núcleo, en particular a los de Asía, África y Oriente Medio, añadió.

En 2011, opinó, la Celac retoma esas ideas y alienta a unirse, a proyectarse, conforme a las nuevas circunstancias, un imperialismo brutal que tiene dos patas o polos: el político, que es el de la unilateralidad, y el de la unipolaridad militar.

Díaz Lacayo destacó los progresos en cuanto a la multilateralidad, a partir de la unión de América Latina y el Caribe con otros bloques de naciones del Sur y con Rusia.

Ese relanzamiento es la idea del presidente venezolano Hugo Chávez, pero también es el espíritu de la Celac, reconoció.

¿Y qué hizo Chávez? Lo mismo que Bolívar, un tratado de unión, y extendió esa proyección a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), creada en 2008, significó.

Chávez con Unasur busca garantizar la paz, evitar la guerra por cualquier motivo o circunstancia, y hace un acuerdo en ese sentido. Otro acuerdo estuvo dirigido a buscar una doctrina militar propia y todo eso también está en el espíritu de la Celac, recalcó.

Vamos en un camino empedrado, porque nos estamos enfrentando a un imperio que tiene el poder militar más grande que nadie jamás pudo imaginarse en el mundo, en ninguna época, y ese imperio está dirigido por los guerreristas, repasó.

El proyecto impulsado por el líder de la Revolución Bolivariana, similar al de Fidel, igual que el de Bolívar, el de Martí, está enfrentado con el mismo imperio en una época en la cual alcanzó un nivel de agresividad superior.

Hizo notar Díaz Lacayo que la búsqueda de una doctrina militar propia, la creación de la Celac, de la Alba, del Acuerdo de Cooperación Energético Petrocaribe, constituyen expresiones de la búsqueda de la identidad latinoamericana por la cual batallaron los próceres de la independencia.

La nuestra es una historia de lucha, desde la conquista hasta hoy. Nuestros pueblos jamás han dejado de lidiar contra el imperio, subrayó.

Parte de esa historia es la división, y parte de esa división es la confrontación armada entre nuestros países y hacerle creer a cada pueblo que su identidad es distinta, lamentó y abogó por revisar esa concepción.

Es cierto, nos metieron los valores cristianos hasta la médula, pero no pensamos en español como España, sino como América, definió el ex diplomático.

Insistió en la relevancia del papel desempeñado por Chávez, quien a su modo de ver es indispensable en el sentido de la claridad del proyecto, porque encarna la nueva forma socialista, de unidad geopolítica regional de América Latina y el Caribe y de esta con el mundo.

Chávez es el eje de este nuevo impulso del movimiento unitario de América Latina y el Caribe, con sustento socialista. Es la continuación de la línea de Bolívar, Martí y Fidel. No es una expresión aislada, es la expresión acabada de una línea histórica, de una estructura histórica, acentuó.

Conforme con el analista, eso implica de por sí organización, ninguna idea puede sobrevivir en el aire, tiene que arraigarse en organización y eso es lo que estamos viendo con esa gran cantidad de instancias orgánicas surgidas.

Díaz Lacayo demostró su convicción en la posibilidad de que prevalezca el sentido de la unidad expresado en la Celac frente a la reacción en cadena de la derecha regional e internacional.

Esa es mi expectativa y estoy seguro que es la de todos los pueblos y de muchos gobiernos de América Latina y el Caribe, razonó y recalcó la responsabilidad enorme de la dirigencia política múltiple de esta parte del mundo en el nuevo contexto histórico.

*Corresponsal de Prensa Latina en Nicaragua.

arb/rr/mjm/ism

 

PRENSA LATINA: ENFOQUES

Enfoques

Por Alberto Salazar Gutierrez

Nueva Delhi, 25 ene (PL) Agitaciones políticas internas, amenazas terroristas y, por si fuera poco, tensiones en la frontera común, proporcionan a millones de indios y pakistaníes sobradas razones para orarle a Mahoma al cumplirse hoy otro año de su nacimiento.
Bandera de MalasiaKuala Lumpur, 23 ene (PL) Internet, los jóvenes y los emigrantes ilegales nacionalizados constituyen los elementos clave en las elecciones generales de Malasia previstas para abril venidero.
Constante peligro de otro Sandy Hook en Estados UnidosWashington, 22 ene (PL) Un nuevo tiroteo, ahora en Texas, ocurrió hoy en otra escuela, cuando aún la sociedad estadounidense sigue conmocionada por la matanza de 20 niños en la primaria Sandy Hook, de la ciudad de Newtown, en Connecticut.
Bandera de PanamáPor Luis Manuel Arce Isaac

Panamá, 21 ene (PL) Seis ministros del gobierno panameño son precandidatos a las elecciones generales de 2014 y empezarán ya a luchar por ganar las internas y convertirse en el candidato único a la presidencia del país por Cambio Democrático (CD).
Por Anubis Galardy
Imagen activaBogotá, 21 ene (PL) Militantes de la Unión Patriótica (UP) preparan el V Congreso de esa agrupación política, que celebrarán este año en fecha aun sin precisar, como expresión de su continuidad, raíces históricas y proyecciones en la sociedad colombiana.(RadioPL)
Por Isabel Soto Mayedo
Imagen activaManagua, 19 ene (PL) Con la transformación de la Ley para el Régimen de Circulación Vehicular e Infracciones de Tránsito y decenas de proyectos viales el gobierno procuran contrarrestar la principal epidemia mortal que sacude a Nicaragua.
Imagen activaMontevideo, 19 ene (PL) La decisión de 24 países suramericanos y africanos de incrementar su cooperación en el ambito de la defensa coincidió esta semana con la visita a Montevideo de mil 500 marineros de nueve barcos de la Armada brasileña.
alcaldesa centroizquierdista Susana VillaránLima, 18 ene (PL) La capital peruana conmemora hoy el aniversario 478 de su fundación española, en un clima de conflicto causado por una ofensiva conservadora que pretende revocar a la alcaldesa centroizquierdista Susana Villarán.
Emilio RappaccioliPor María Julia Mayoral
Managua, 18 ene (PL) La salida del consorcio español Gas Natural del negocio eléctrico en Nicaragua sacó a flote un debate de fondo: la correlación entre ganancias e inversiones de la iniciativa privada en una nación que busca desarrollo sostenible.
Imagen activaBerlín, 18 ene (PL) En medio de la crisis económica, hoy la nota de atención apunta a la extracción alemana de sus fondos en oro de Estados Unidos y Francia, con la intrigante etiqueta de la desconfianza.

Recados de Martí a Nuestra América


José MartíPor Randy Saborit Mora*




Guatemala (PL) José Martí, quien no se avergonzó del delantal indio de su madre América, dejó muchos recados en su vasta obra en pos de la integración latinoamericana.

Con la capacidad de postver se refirió en uno de sus textos publicados en la revista La América, en enero de 1884, "a aquellos que son en espíritu, y serán algún día los Estados Unidos del Sur", al definir a América Latina.�"¿ 

La institucionalización de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Venezuela, el 3 de diciembre de 2011, en el bicentenario de la declaración de su independencia, puede contribuir a materializar el sueño martiano de una América unida desde México hasta Argentina y Chile.

A más de un año de la creación de la Celac, está previsto que el 27 y 28 de este mes Santiago de Chile reúna a los jefes de Estado y de Gobierno de los 33 países independientes de América Latina y el Caribe que conforman esa comunidad.

Cuba asumirá la presidencia de esa organización a partir de febrero del 2013, en el año del 160 aniversario del natalicio Martí, quien en carta al director de La Opinión Nacional de Caracas, Fausto Teodoro de Aldrey, expresó el 27 de julio de 1881: "De América soy hijo, a ella me debo".

No fueron palabras al viento, aquellas escritas por un joven de 28 años. Su hacer periodístico en pro de la región y su labor como organizador del Partido Revolucionario Cubano para independizar a su Isla, y así equilibrar el área al sur del río Bravo, en México, demuestran con creces que cumplió su misión de hijo "nuestroamericano".

Quizás la esencia está en convertir las palabras de Martí en actos transformadores de fe por toda la América que en la actualidad apuesta por una mayor integración, sin invitar a la fiesta a la sección norte del continente.

Sus consejos traspasan los tiempos, como los sintetizados en su medular ensayo "Nuestra América", con más de 120 años de lozanía; publicado en La Revista Ilustrada de Nueva York y en El Partido Liberal de México, el 1 y 30 de enero de 1891, respectivamente.

La Celac fue calificada por el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, como el suceso institucional más importante de la región en los últimos 100 años. En esta época de cambios en Latinoamérica sería oportuno tomar en cuenta algunos recados martianos que llegan desde el siglo XIX.

DEFENDER LO NUESTRO 

Martí invita a los hispanoamericanos a amar y defender lo nuestro. Sin embargo, nadie puede querer o proteger lo desconocido, por tanto, el Maestro consagró su existencia a propagar mediante su periodismo las riquezas intelectuales y naturales de la Patria Grande.

Al examinar su Revista Venezolana, La América y La Edad de Oro, el periodista se muestra defensor del Sur. Guiado por una agenda de temas históricos, culturales, políticos y sociales, instaba al público a sentirse orgulloso de ser hispanoamericanos, anticolonialistas, independentistas y antiimperialistas.

El cronista elaboró textos interesantes, como un cuento, para escenificar la historia continental y pintó "biografías de carne y hueso" de los héroes de la América de habla hispana.

A través de las tres publicaciones, el director conversaba sobre tópicos importantes para la región en dependencia del receptor y el contexto, basado en fuentes diversas para demostrar al lector la capacidad de los latinos en diferentes escenarios sociales.

El redactor en la Revista Venezolana (julio 1881) supo ajustar el lenguaje al momento de fundación vivido desde México hasta Chile, mientras creaba una nueva manera de narrar al sugerir que quien escriba debe usar el color tanto como quien pinta.

A La América la definió desde enero de 1884 como un periódico útil y no literario porque los tiempos eran graves y urgía darle solución a problemas concretos de la región.

Desde La Edad de Oro (julio-octubre 1889) adoctrinó "sin parecerlo", y fomentó un estilo apartado del "título científico y el lenguaje aparatoso", y demostró que podía enseñarse sin fatiga e instruir de manera ordenada y útil.

El escritor logró en las tres publicaciones realizar un periodismo apegado a lo autóctono, sin buscar cuño de Estados Unidos o Europa.

FORMAR CONCEPTOS PROPIOS 

La Revista Venezolana fue latinoamericanista como intentó serlo la Revista Guatemalteca, que Martí anunció en abril de 1878 y nunca salió.

"Quien dice Venezuela dice América: que los mismos males sufren, y de los mismos frutos se abastecen...", aclaró el joven de 28 años en los "Propósitos" de la publicación fundada en Caracas en julio de 1881.

Precisó que ese medio no obedecía a ningún grupo literario, ni parcialidades filosóficas, ni tenía "un criterio airado y exclusivo".

Como su objetivo editorial era unir voluntades, subrayó que la revista venía a poner en acuerdo las edades.

"No será pues, tribuna egoísta, este humilde periódico; sino casa modesta, donde todo sereno pensamiento, y pensador hidalgo, tendrán casa. Alhajado está el hogar, y los miembros del Areópago citado: ÂíSea todo, humildemente, en prez de Venezuela, y de América!", puntualizó el director.

En primera persona del plural se refirió a "nuestros elementos de riqueza", "nuestra fauna", "nuestra flora", "nuestra atmósfera matizada de colores", "nuestro aire henchido de perfumes".

A su juicio, "nuestros adelantos, futuro desarrollo o sabias leyes" debían propagarse para conocimiento de nativos y extranjeros.

La Revista Venezolana venía a decir a los latinoamericanos que amaran lo nuestro y lo defendieran. Para Martí urgía "propagar todo pensamiento americano para bien de nuestras tierras y auxiliarlas a formar conceptos propios". Su superobjetivo era ayudar a cultivar al hombre original en una tierra auténtica con singular historia y cultura.�"¿ 

(continúa) 

--- 

(Versión actualizada del corresponsal de Prensa Latina en Guatemala a especiales suyos publicados originalmente bajo el mismo título el 13 de mayo de 2011 por esta agencia).

jhb/rsm 

Recados de Martí a Nuestra América (II PARTE) 

Randy Saborit Mora* 

Guatemala (PL) La América, editada en Nueva York, en la que escribió Martí en 1883 y 1884, recoge otros muchos recados, artículos concebidos por el Maestro como colaborador, y luego director en esa revista de agricultura, industria y comercio, que alumbran la hora actual en Latinoamérica.

Esta publicación le sirvió para "definir, avisar y poner en guardia" a las tierras al sur del río Bravo, en México, ante el empuje expansionista de Estados Unidos en la década de los 80 del siglo XIX.

AUTOESTIMA LATINA 

El Apóstol insistió, de las más diversas formas, en reconocer la inteligencia de los hispanoamericanos, por ejemplo al destacar las notas de los estudiantes en un colegio norteamericano, donde una sexta parte eran latinos: 

"Si por cada alumno hispano parlante hay seis que hablan inglés, por cada seis americanos del Norte premiados hay otros seis americanos del Sur", escribió el periodista en "Mente latina", en marzo de 1883.

Destacó que "el mejor tenedor de libros es un Vicente de la Hoz. El que más supo de leyes comerciales es un Esteban Viña. El que acaparó todos los premios de su clase, sin dejar migaja para los formidables yanquizuelos, es un Luciano Malabet; Âíy los tres premios de composición en inglés no son para un Smith, un O'Brien y un Sullivan, sino para un Guzmán, un Arellano y un Villa!" 

Pero el analista ahondó más allá del festejo por el triunfo de los latinos en escuelas del Norte, y advirtió sobre la necesidad de preparar a los hispanos para habitar en Suramérica y "no para vivir en Francia, cuando no son franceses, ni en los Estados Unidos, que es la más fecunda de estas modas malas, cuando no son norteamericanos..." 

"Mata a su hijo en la América del Sur el que le da mera educación universitaria. Se abren campañas por la libertad política; debieran abrirse con mayor vigor por la libertad espiritual; por la acomodación del hombre a la tierra en que ha de vivir", puntualizó.

Fue un defensor de la gran nación espiritual latinoamericana, como sostuvo en "Agrupamiento de los pueblos de América", en octubre de 1883.

"Vivimos suspensos de toda idea y grandeza ajena, que trae cuño de Francia o Norteamérica; y en plantar bellacamente en suelo de cierto Estado y de cierta historia, ideas nacidas de otro Estado y de otra historia", advirtió.

Luego concluyó: "A Homero leemos: ¿pues fue más pintoresca, más ingenua, más heroica la formación de los pueblos griegos que la de nuestros pueblos americanos?" 

La historia hispanoamericana se ha de enseñar al dedillo de los incas a acá antes que la de los arcontes de Grecia, manifestó en 1891 en su cardinal ensayo "Nuestra América".

Martí empleó como método acudir con frecuencia a las comparaciones para demostrar que Hispanoamérica no estaba a la zaga de la Historia, en consecuencia sostuvo que Buenos Aires, Argentina, tenía proporcionalmente más planteles que Nueva York, Estados Unidos, o París, Francia.

Fue experto en interpretación de datos: "Los 280 mil habitantes de la ciudad de Buenos Aires envían 22 mil niños a sus 170 escuelas, mientras que los dos millones de habitantes de París no mandan más de 133 mil a sus 462 escuelas, y New York, con su millón y cuarto de almas, 234 mil a sus 299 espaciosos edificios..." 

Para facilitar el reconocimiento entre los latinoamericanos, acudió a la comparación con Asia, como evidenció en "El té de Bogotá", publicado en abril de 1884: 

"De modo que resulta que no sólo es el té de Bogotá un té agradable y sano, sino que no lo hay mejor; pues entre los mismos de Asia, sólo el té imperial, reservado a emperadores y mandarines, tiene las condiciones que el té común de Bogotá..." 

Referido a Honduras, caracterizó y describió el carácter de su población, de tal manera que dan ganas de vivir en esa nación centroamericana: 

"Honduras es un pueblo generoso y simpático, en que se debe tener fe. Sus pastores hablan como académicos. Sus mujeres son afectuosas y puras. En sus espíritus hay substancias volcánicas", comentó en "La escuela de Artes y Oficios en Honduras", en junio de 1884.

PARA HABLAR INDIO EN EL SUR 

Persuadido de que en los pueblos de indios los gobernadores deben saber indio, el paradigmático periodista reseñó el libro de José Millá, "El Popol Vuh de los quichés" en La América, en mayo de 1884.

Llaman al Creador Supremo 'Corazón del cielo' y 'Huracán', al personaje en que residen tres diversas entidades: el Relámpago, el Trueno y el Rayo, comentó al respecto de la creencia de los quichés.

En "Arte aborigen" precisó, en enero del mismo año: "el indio, que en la América del Norte desaparece, anonadado bajo la formidable presión blanca o diluido en la raza invasora, en la América del Centro y del Sur es un factor constante, en cuyo beneficio se hace poco (...) O se hace andar al indio, o su peso impedirá la marcha".

Alabó la cultura de los indígenas en "El hombre antiguo de América y sus artes primitivas", en abril de 1884: "El indio es discreto, imaginativo, inteligente, dispuesto por naturaleza a la elegancia y la cultura. De todos los hombres primitivos es el más bello y el menos repugnante. Ningún pueblo salvaje se da tanta prisa a embellecerse, ni lo hace con tanta gracia, corrección y lujo de colores." 

En su opinión, "era raza noble e impaciente, como esa de hombres que comienzan a leer los libros por el fin. Lo pequeño no conocían y ya se iban a lo grande. Siempre fue el amor al adorno dote de los hijos de América, y por ella lucen, y por ella pecan el carácter movible, la política prematura y la literatura hojosa de los países americanos." 

Fue un estudioso profundo de la cultura de los pueblos originarios de Nuestra América, como manifestó en "Autores americanos aborígenes", en abril de 1884: 

"El Mahabarata es más sentencioso; el Schahnameh, más grave; las profecías de Chilam Balam el yucateco, más reposadas y profundas; las odas de Netzhualcoyotl mexicano, más sublimes; más apasionados los dramas peruanos: el Apu Ollantay, el Uska Paukar acaso; resplandecen las tradiciones de Tingal, como túnica cuajada de diamantes".

Propagó en ese mismo texto el amor por la cultura latinoamericana: "ÂíQué instituciones tenía Tlaxcala! ÂíQué bravos, Mazaplán, Tenochtitlán! ÂíQué escuelas Copán! ÂíQué circo México, qué talleres, plazas y acueductos! Zempoala, qué templos! Los Andes, Âíqué calzadas!" 

"ÂíSe viene de padres de Valencia y madres de Canarias, y se siente correr por las venas la sangre enardecida de Tamanaco y Paracamoni, y se ve como propia la que vertieron por las breñas del cerro del Calvario, pecho a pecho con los Gonzalos de férrea armadura, los desnudos y heroicos Caracas!", enfatizó.

Enamorado confeso de la cultura aborigen, exclamó: "ÂíQué augusta la Ilíada de Grecia! ÂíQué brillante la Ilíada indígena! Las lágrimas de Homero son de oro; copas de palma, pobladas de colibríes, son las estrofas indias." 

Detrás de cada uno de los fragmentos de textos citados se percibe que Martí hizo una investigación seria y profunda al respecto, lo cual le permitió comparar a los indios del Norte con los del Sur y profetizar que todos los pueblos vendrán a abrigarse al suelo suramericano.

Mucho más conversa el Apóstol desde su siglo XIX a estos tiempos, a las puertas de la I Cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de las 33 naciones independientes miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), prevista para el 27 y 28 de este mes Santiago de Chile.

(continúa) 

--- 

(Versión actualizada del corresponsal de Prensa Latina en Guatemala a especiales suyos publicados originalmente bajo el mismo título el 13 de mayo de 2011 por esta agencia).

jhb/rsm 

Recados de Martí a Nuestra América (III PARTE Y FINAL) 

Randy Saborit Mora* 

Guatemala (PL) Entre sus tantas responsabilidades, Martí accedió en 1889 a la proposición del brasileño Aarón Da Costa Gómez de ser redactor de La Edad de Oro, revista leída hoy como un libro y considerada como un ícono de la literatura infantil.

De julio a octubre de aquel año salieron cuatro números para los niños de Nuestra América de entonces y de siempre porque sus páginas aún le conversan al hombre nuevo de la sección sur del continente americano. "La empresa La Edad de Oro desea poner a las manos del niño de América un libro que lo ocupe y regocije sin fatiga, le cuente en resumen pintoresco lo pasado y lo contemporáneo", especificó un editorial publicado en el reverso de la contraportada.

Quiso el Maestro que el público supiera cuál había sido la historia del mundo, principalmente la de estas tierras, y deseó que crecieran con esa inteligencia nacida del querer saberlo todo como "Meñique", o defendieran, como Piedad, su "Muñeca Negra".

En "Las ruinas indias", en agosto de 1889, expuso: "No habría poema más triste y hermoso que el que se puede sacar de la historia americana." 

Tal historia, abundó, "no se puede leer sin ternura, y sin ver como flores y plumas por el aire, uno de esos buenos libros viejos forrados de pergamino, que hablan de la América de los indios, de sus ciudades y de sus fiestas, del mérito de sus artes y de la gracia de sus costumbres." 

AMAR, DEFENDER...

Para Martí, defiende quien ama, por eso esparció el amor como energía: "Para eso se publica La Edad de Oro: para que los niños americanos sepan cómo se vivía antes, y se vive hoy, en América y en las demás tierras", según definió en "A los niños que lean La Edad de Oro", en julio de 1889.

Denunció el destrozo causado por los conquistadores en "La historia del hombre contada por sus casas": "En Nuestra América las casas tienen algo de romano y de moro, porque moro y romano era el pueblo español que mandó en América, y echó abajo las casas de los indios. Las echó abajo de raíz: echó abajo sus templos, sus observatorios, sus torres de señales, sus casas de vivir, todo lo indio lo quemaron los conquistadores españoles..." 

La hermandad latinoamericana la enfocó en "La Exposición de París": "Pero del otro lado es donde se nos va el corazón, porque allí están, al pie de la torre, como los retoños del plátano alrededor del tronco, los pabellones famosos de nuestra América, elegantes y ligeros como un guerrero indio." 

A continuación el Maestro calificó cada pabellón por naciones: "el de Bolivia como el casco, el de México como el cinturón, el de la Argentina como el penacho de colores: ÂíParece que la mira, como los hijos al gigante! ÂíEs bueno tener sangre nueva, sangre de pueblos que trabajan! El de Brasil está allí también, como una iglesia de domingo en un palmar." 

Luego expuso: "y juntos como hermanos, está en otros pabellones más: el de Bolivia, la hija de Bolívar (...) el del Ecuador, que es un templo inca, con dibujos y adornos (...) el pabellón de Venezuela, con su fachada como de catedral (...) el pabellón de Nicaragua con su tejado rojo (...) el del Ecuador, que es país de obreros, que inventa y trabaja fino (...) el palacio de hierro de Chile".

Más adelante comentó sobre los pabellones de Guatemala, Paraguay, Santo Domingo, Colombia, Perú y Uruguay.

En "Las ruinas indias" se refirió al "quetzal es el pájaro hermoso de Guatemala, el pájaro de verde brillante con la larga pluma, que se muere de dolor cuando cae cautivo, o cuando se le rompe o lastima la pluma de la cola. Es un pájaro que brilla a la luz, como las cabezas de los colibríes..." 

Martí recurrió al imaginario de los indios para decir: "porque con los cuentos ocurre lo que decía Chichá, la niña bonita de Guatemala que se comía muy despacio la aceituna porque le gustaba mucho".

A su entender, uno se hace de amigos leyendo libros viejos: "Allí hay héroes, y santos, y enamorados, y poetas, y Apóstoles. Allí se describen pirámides más grandes que las de Egipto." 

"De Cholula, de aquella Cholula de los templos, que dejó sembrado Cortés, no quedan más que los restos de la pirámide de cuatro terrazas, dos veces más grandes que la famosa pirámide de Cheops".

NUESTROS HÉROES 

El primer número de La Edad de Oro está dedicado al tema de los próceres de todas partes, y Martí prioriza en crónica viva a los "Tres héroes" latinoamericanos antes de sintetizar "La Ilíada de Homero".

Seleccionó el poeta tres símbolos hispanoamericanos: Bolívar, de Venezuela; San Martín, de Río de la Plata; Hidalgo, de México. Este relato sincero y poético, publicado en La Edad de Oro de julio de 1889 comenzó así: 

"Cuentan que un viajero llegó un día a Caracas al anochecer, y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba adonde estaba la estatua de Bolívar. Y cuentan que el viajero, sólo con los árboles altos y olorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía." 

El caminante era Martí, quien recordaba su entrada a la capital venezolana en enero de 1881, tras haber atravesado los empinados cerros entre el Puerto de La Guaira y Caracas.

Para él, era esencial que los niños amaran a esos seres como a un padre, con virtudes y defectos; por eso sugirió perdonarles las faltas, porque fue más el bien hecho: 

"Los hombres no pueden ser más perfectos que el sol. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz".

De cada uno hizo un retrato por fuera y por dentro: contrastó en Bolívar lo pequeño del cuerpo con la grandeza de no cansarse cuando parecía que Venezuela se agotaba: "lo habían derrotado los españoles, lo habían echado del país. Él se fue a una isla, a ver su tierra de cerca, a pensar en su tierra." 

Reseñó que después que nadie quiso auxiliar a Bolívar "un negro lo ayudó, gracias a él volvió un día a pelear con trescientos héroes, con los trescientos libertadores. Libertó a Venezuela. Libertó a la Nueva Granada. Libertó al Ecuador. Libertó al Perú. Fundó una nación nueva, la nación de Bolivia." 

"Ganó batallas sublimes con soldados descalzos y medio desnudos. Todo se estremecía y se llenaba de luz a su alrededor. Bolívar no defendió con tanto fuego el derecho de los hombres a ser libres, como el derecho de América de ser libre", relató.

Asimismo, conversó del libertador mexicano: "De niño fue el cura Hidalgo de la raza buena, de los que quieren saber. Los que no quieren saber son de la raza mala (...) Leyó los libros de los filósofos del siglo diez y ocho, que explicaron el derecho del hombre a ser honrado, y a pensar y hablar sin hipocresía." 

Después remarcó que "vio a los negros esclavos y se llenó de horror. Vio maltratar a los indios, que son tan mansos y generosos, y se sentó entre ellos como un hermano viejo, a enseñarle las artes finas que el indio aprende bien: la música que consuela; la cría del gusano, que da la seda; la cría de la abeja, que da miel." 

Hidalgo le anunció a los jefes españoles que si los vencía en batalla, los recibiría en su casa como amigos: "ÂíEso es ser grande! Se atrevió a ser magnánimo, sin miedo a que lo abandonase la soldadesca, que quería que fuese cruel." 

Por pelear a favor de la libertad de su pueblo, explicó: "le cortaron la cabeza y la colgaron en una jaula, en la Alhóndiga misma de Granaditas, donde tuvo su gobierno. Enterraron los cadáveres descabezados. Pero México es libre." 

Más adelante expresó de San Martín: "Hablaba poco, parecía de acero: miraba como águila, nadie lo desobedecía: su caballo iba y venía por el campo de pelea, como el rayo por el aire. En cuanto supo que América peleaba para hacerse libre, vino a América: qué le importaba perder su carrera, si iba a cumplir con su deber." 

Como decía el Maestro, hay seres que no pueden ver esclavitud, como San Martín que se fue a libertar a Chile y al Perú: "En 18 días cruzó con su ejército los Andes altísimos y fríos: iban los hombres como por el cielo, hambrientos, sedientos, abajo, muy abajo, los árboles parecían yerba, los torrentes rugían como leones." 

Tras dibujar a cada héroe, sintetizó que "el escultor es admirable, porque saca una figura de la piedra bruta: pero esos hombres que hacen pueblos son como más que hombres." 

Después de admirar la capacidad del creador para reconstruir los escenarios y seres humanos que ayudaron "con su golpe de martillo" a la faena de liberar a la Patria Grande, resta a los habitantes actuales de estas tierras, aprender y aplicar las enseñanzas de un hombre sincero al servicio de Nuestra América.

Valgan estos recados martianos a propósito de la unidad que proclama la Celac, organización que en Santiago de Chile reunirá a jefes de Estados y de Gobierno de la región el 27 y 28 de enero, cuando se cumplen 160 años del natalicio de un hombre que vivió al servicio de Nuestra América: José Martí.

------ 

(Versión actualizada del corresponsal de Prensa Latina en Guatemala a especiales suyos publicados originalmente bajo el mismo título el 13 de mayo de 2011 por esta agencia).

*Corresponsal de Prensa Latina en Guatemala 

jhb/rsm