Buscar este blog

domingo, 31 de agosto de 2014

En "cerrando la Noche" Domingo Nunez, habla de Inespre, del Frente Progresista Juan Bosch y otros tópicos de interes

Domingo Núñez Polanco, coordinador del Frente Progresista Juan Bosch diserta Sobre Varios Temas De Interés nacional en el Programa televisivo "Cerrando la Noche" transmitido por  Carivision




















El Frente Progresista Juan Bosch en mesa de trabajo

Este jueves 28 de agosto en la sala juvenil de la Biblioteca Nacional Pedro Enriquez Ureña  el Frente Progresista Juan Bosch tuvo una reunión de trabajo donde el coordinador nacional de este proyecto político social Domingo Nuñez Polanco  consensuó, en mesa de trabajo de dirigentes, las tácticas y estrategias a seguir para la organización, formación y desarrollo del Frente Progresista Juan Bosch.




En la parte introductoria del encuentro de dirigentes, el coordinador nacional Domingo Nuñez Polanco expresaba lo siguiente:

¿Quiénes somos?

El Frente Progresista  “Juan Bosch”  lo definimos como un amplio proyecto político-social enmarcado en una corriente de pensamiento de avanzada donde miembros y dirigentes de otras organizaciones políticas, intelectuales comprometidos con las mejores causas, dirigentes y activistas del movimiento social, hombres y mujeres de acrisolado amor patrio,  preocupados por la falta  de principios y valores  en el ámbito político, social y cultural, han tomado la  decisión patriótica  de estructurar un espacio político inspirado en el pensamiento ético, humanista y patriótico  heredado de nuestros más  preclaros referentes paradigmáticos: Juan Pablo Duarte, General Gregorio Luperón y el maestro apóstol profesor Juan Bosch.
Juan  Bosch, desde el punto de  vista de las ideas políticas y sociales, representa el pensamiento progresista  más claro y coherente  en la  República  Dominicana. El Boschismo, es un pensamiento ético, humanista y patriótico,  es una teoría, una práctica, una acción, un método, un  enfoque del Estado y la Sociedad.
“Duarte se dedico a convertir en realidad su creencia de independencia y libertad. Tuvo el coraje de creer que en un territorio pequeño, deshabitado e incomunicado interior y exteriormente podía establecerse una república. Para creer eso era necesario tener una fe inconmovible en la capacidad de lucha del pueblo dominicano, y Duarte la tuvo. Para hacerlo tuvo que escoger un método de organización (…): fundar una asociación secreta formada por doce hombres, que el propio Duarte escogió tomando en cuenta sus condiciones intelectuales, morales…; es decir, tomando en cuenta su calidad. Para Duarte, la lucha que debía llevarse a cabo tenía que ser organizada partiendo de la calidad política y humana de los que iban a dirigirla”. JB
Por igual, el Luperonismo es una acción, un pensamiento que propugna y defiende los postulados de libertad, igualdad, fraternidad como valores indispensables para practicar la dignidad, el honor, la justicia y la rectitud. Entendía que sin educación al pueblo, no había progreso de la patria.
Las tendencias progresistas en auge en América Latina ofrecen una diversidad de esquemas de articulación entre las corrientes sociales y sus expresiones políticas.  En ese contexto como referente y sin perder de vista las experiencias de aquellos procesos políticos, proponemos la creación de este proyecto político con los fines de iniciar un debate de ideas, de reflexión, propuestas y organización de amplios núcleos sociales, económicos y políticos con el propósito de ubicar ciertos rasgos y tendencias en medio de una diversidad de modelos, para reflexionar, a la luz de nuestra realidad  Dominicana dando un repaso de los diversos esquemas de organización política.
A partir de ahí tomar  en cuenta los nuevos paradigmas y lineamientos de fuerzas sociales en la región y de las perspectivas de la  constitución de  un movimiento social y político democrático y progresista que le cambie el rumbo a la Sociedad Dominicana.
En esa línea de pensamiento y propósitos entendemos que hoy, más que nunca, en la República Dominicana, en el ámbito de la actividad social y política, requiere una nueva forma de hacer política.



¿Cuál sería esa nueva forma de hacer política?
El político debe crear metodologías de intervención social  seria y  transparente, con una fuerte y profunda sensibilidad humana, nada de demagogia, populismo y clientelismo.
En el Frente Progresista nos proponemos trabajar con las comunidades, Organizarlas e incorporarlas a gestiones  y acciones de carácter social en el  esquema de un modelo de economía solidaria social participativa incorporando principios y valores solidarios, de equidad y justicia social.
Las comunidades tienen que ser objeto y sujeto de su propio destino.

Somos ciudadanos  con ganas de participar.
Aspiramos a ser la unidad en la diversidad.

En estos tiempos difíciles, la voz alegre y sonora del buen ciudadano  se alza para romper el silencio y la indiferencia, por lo que invitamos a hombres y mujeres, ciudadanos con sensibilidad social y comprometido con causas nobles, conformar el más grande acuerdo ciudadano para promover la construcción entre todos de una República Dominicana tal como la soñaron Juan Pablo Duarte, el General Gregorio Luperón y el profesor Juan Bosch.
Buscamos construir con propuestas, sin agravios ni descalificaciones.
Somos todos haciendo una gran patria dominicana.
¡ACORDEMOS EL FUTURO!

















La historia de Israel y Palestina ¿quienes son los usurpadores?





Este es un documental imprescindible para entender las tensiones
crecientes entre Israel y Palestina y el interminable conflicto de Gaza. El
territorio de Palestina albergó durante siglos tanto a judíos como palestinos,
pero al comenzar el siglo XX los judíos comenzaron a apropiarse de esa tierra
en forma exclusiva desplazando a sus habitantes naturales en una de las
operaciones más vergonzosas que ha respaldado occidente. El historiador Renen
Berelovich combina en este documental imágenes de archivo con comentarios
propios y de otros autores como Ilan Pappe, Jeff Halper, Alan Hart y Terry
Boullata.
"En este documental independiente, La
historia sionista
, quiero presentar no solo la historia del
conflicto Israel/Palestina, sino también las razones centrales del mismo: la
ideología sionista, sus objetivos (pasados y actuales) y su firme control no
solo de la sociedad israelí, sino también, y de modo creciente, de la
percepción que los occidentales tienen del Oriente Medio.

Estos conceptos ya han sido demostrados en los documentales Ocupación
101
, de Abdallah Omeish y Sfyan Omeish, pero en mi documental los
trato desde la perspectiva de un israelí, ex-soldado de la reserva y alguien
que ha pasado toda su vida a la sombra del sionismo.

Espero que encuentren un momento para ver "La historia sionista" y,
siéntanse a gusto para compartirlo con otras personas.
Quizás también le interese:


- See more at:
http://mamvas.blogspot.com/2014/08/la-historia-de-israel-y-palestina.html#sthash.VoRj6jj0.dpuf

sábado, 30 de agosto de 2014

FRENTE PROGRESISTA JUAN BOSCH: ORIGEN Y PROPOSITO



Por  Domingo A. Núñez Polanco
Coordinador Nacional del Frente Progresista Profesor Juan Bosch

Exposición  de Domingo Núñez  Polanco    sobre  el Frente Progresista Profesor Juan Bosch, a un grupo de ciudadanos con deseos de participar, pero sobre todo participar en una propuesta seria y generosa con vocación y decisión real de un nuevo rumbo.

Buenas tarde hermanos, amigos y compañeros, bienvenidos todos.
En esta tierra de Duarte, Luperón, Tomás Fernández Domínguez y Juan Bosch.
Tierra de grandes hombres y mujeres que han llenado de gloria el camino hacia las luchas libertarias en defensa de las causas más nobles y justas de la nación dominicana.
En esta patria nuestra, estamos convocados a una cita con la historia.
La historia esta pariendo una nueva generación de dominicanos y dominicanas, con ideas nuevas y progresistas, llamada a transformar la forma de hacer política en la república Dominicana.
De un tiempo a esta parte un grupo de miembros y dirigentes medios del PLD y de otras organizaciones políticas, profesionales comprometidos con las mejores causas del pueblo dominicano, dirigentes del movimiento social, ciudadanos comprometidos por un mejor destino para la patria Quisqueyana, han creado un espacio para la reflexión, el debate, propuesta y organización a la luz de nuestra realidad  económica, social  y política, el Frente Progresista Profesor Juan Bosch.
No hay duda y es evidente  que la clase  política, en nuestro país, se ha separado del ciudadano común.
Este divorcio se da de varias maneras: por un lado, de la manera más elemental, al dejar de tomar en cuenta los intereses de la sociedad y darle prioridad a los del grupo o los personales.
Los partidos políticos tradicionales ya no escuchan lo que la gente dice, quiere o necesita. No hay un diálogo real entre ellos y la sociedad.
Un reflejo de estos problemas es el abandono de las demandas sociales y ciudadanas en las actividades diarias de los partidos.
En el mejor de los casos, las agendas de los partidos tradicionales se limitan a planear las actividades electorales, pero cotidianamente las discusiones versan sobre los conflictos internos, las ofensas y cuentas pendientes de un grupo con otro.
La mayor parte de nuestros políticos  se la dan de pragmático; una cierta dosis de pragmatismo es necesaria en la actividad política; pero cuando ésta se lleva más allá de ciertos límites, el problema es que se fomentan ideas contrarias a los principios  y valores.
En el mundo actual, la humanidad no está en  su mejor momento; recordamos el hecho y no lo perdemos de vista y es que solo al doblar la esquina, a finales del dos mil ocho (2008) El sistema capitalista, dio inicio a una de sus peores crisis  en la historia del capitalismo mundial, no solo en términos del desarrollo económico, seguridad alimentaria, también lo es en el pensamiento social, humano y ético.
En la actualidad, el capitalismo, ha pasado y está pasando por un conjunto de crisis económicas, financieras, monetarias y alimentarias  parciales o globales, nada menos que en  los países más desarrollados del planeta, resolver el problema los ha llevado a generar otros que afectan en forma desigual a los países en vías de desarrollo.
Los efectos de estos cambios a nivel global, han impactado de manera negativa en el medio local. De ahí, que hemos  tomado muy en serio estos procesos de crisis global y muy especialmente en el mundo desarrollado.
Se globalizan la información y las corrientes financieras, pero no los derechos de la gente, ni el desarrollo humanó, ni el bienestar.
La  carencia de bienes y servicios básicos, es generador de frustración, de actitudes desesperadas, de indignación, de violencia; y no son pocos, o sea nada menos que 3.000 millones de seres humanos pueden sufrir hoy en el mundo este sentimiento de injusticia” y nuestro país no escapa a semejante realidad.
Como resultado de estos procesos globales, el país sufre permanentemente los riesgos y amenazas que incluyen, además de los efectos del cambio climático, las graves incidencias de la crisis sistémica.
Hay cientos  de miles de dominicanos en este siglo XXI que aún no pueden realizar una comida digna a lo largo del día, tienen que conformarse con una alimentación deficiente y viviendo en  extrema pobreza. Son pobres entre los pobres.  Y esto es un escándalo porque tenemos los medios para paliarlos pero no nos atrevemos a ponernos en marcha. Apostar por el desarrollo del  país,  es una solución viable y factible.
 Ante este panorama, se requiere urgentemente la construcción de una nueva alternativa, de una gran proyecto político social que afecte las relaciones de producción, distribución y dominación  que promueva y potencie la participación protagónica del pueblo y sirva para desarrollar una cultura solidaria y del compromiso con un desarrollo económico, social y político integral sustentable.
“Esta tierra es de los dominicanos, no de un grupo de dominicanos;  su riqueza es para los dominicanos, no para un grupo de dominicanos; que su destino es el de la libertad (el progreso), no el de la esclavitud (no  el de la pobreza); que su función es unirse a América en un camino abierto y franco hacia el disfrute de todo lo que significa para los pueblos la libertad pública y la justicia social”. Juan Bosch
El objetivo de este espacio socio-político es ubicar ciertos rasgos y tendencias en medio de una diversidad de modelos, para reflexionar, a la luz de nuestra realidad  Dominicana sobre la perspectiva de la  constitución de  un movimiento político democrático y progresista  que construya una alternativa que aglutine fuerzas sociales y políticas que en verdad aspiren una República Dominicana con justicia social, una sociedad de oportunidades, sin exclusión y que todos los dominicanos podamos vivir en dignidad.
En esa línea de pensamiento y propósito entendemos que hoy, más que nunca, en la República Dominicana, se hace impostergable una nueva forma de hacer política.
¿Cuál sería la nueva forma de hacer política?
El político debe crear metodologías de intervención social  seria y  transparente, con una fuerte y profunda sensibilidad humana, nada de demagogia, populismo y clientelismo.
En el Frente Progresista Profesor Juan Bosch nos proponemos trabajar con las comunidades, Organizarlas e incorporarlas a gestiones  y acciones de carácter social en el  esquema de un modelo de economía solidaria, social y participativa Incorporando principios y valores solidarios, de equidad y justicia social, así potencializamos las capacidades creativas y organizativas de los grupos organizados y comunidades.
Las  comunidades  tienen que ser objeto y sujeto de su propio desarrollo.
Los  que  formamos  parte del el Frente Progresista Profesor Juan Bosch somos demócratas y progresistas, y proponemos un nuevo alineamiento político.
En realidad, la reconfiguración del pensamiento progresista a la que aspiramos implica el trazado de una frontera entre las fuerzas que se han abanderado de la doctrina Boschista con valores auténticos y otras corrientes que últimamente han manifestado una excesiva flexibilidad respecto de esos valores.
Nuestra iniciativa hunde sus raíces en  los referentes  históricos que le dieron origen al PLD, especialmente en el pensamiento ético,  humanista y patriótico, ejes temáticos de los principios de la teoría Boschista.
Nos proponemos hacer del Frente Progresista Profesor Juan Bosch  una organización política  de carácter Nacional Constituida por dominicanos y dominicanas encarnado en los principios y normas que establece  el estado de derecho consagrado y sustentado por la ONU.
El  Frente Progresista Profesor Juan Bosch se define como un amplio movimiento  democrático  en una concepción de progreso de la sociedad y que abandera como principios irrenunciables los  siguientes:
Es un instrumento de promoción de los valores históricos, culturales, socioeconómicos y humanistas de la  República dominicana  enarbolados por nuestros más preclaros referentes paradigmáticos, el Profesor Juan Bosch, Juan Pablo Duarte y el General Gregorio Luperón.
El FP tiene como proceso de toma de decisiones el centralismo democrático y rechaza cualquier forma de dirección autoritaria o despótica;
Objeta el paternalismo y el clientelismo como respuesta a los males que afectan a nuestro país;
El  Frente Progresista Profesor Juan Bosch se constituye en un instrumento de Organización  que recoge las aspiraciones, intereses y demandas de la ciudadanía.  Se compromete con las mejores causas del pueblo.
Es propósito del Frente  contribuir a la creación de la dimensión ética e igualitaria de la política, sustentada en el humanismo, los derechos humanos, en los valores del pensamiento   crítico, el compromiso democrático y la vocación social.
La participación política debe entenderse como una tarea de servicio público y representación de los diversos intereses y aspiraciones de la sociedad.
Las políticas del Frente se norman en la ética, los principios democráticos, la crítica y autocrítica constructivas; y la acción libre, honesta y responsable de sus dirigentes   y miembros.
El FP  se propone la construcción de una nueva cultura política fundada en  valores, y espacios  para el  debate de las ideas, la autogestión ciudadana y la solidaridad  como alternativa   a las formas de hacer política clientelar y populista del liderazgo político tradicional.
Esta forma de hacer política debe ser compromiso de cada uno de las y los miembros  del FP  no sólo de cara a la sociedad sino también en nuestra actividad  al  interior del Frente, donde debemos actuar con responsabilidad y discreción para resolver  nuestras diferencias.
El  Frente  reconoce que las mujeres y los hombres somos igualmente diferentes y es a  partir de esa igualdad en la diferencia que nuestro Movimiento, asegura  la paridad de género en la participación  de las mujeres en los espacios de toma de decisiones al interior del FP,  y en todos los ámbitos de la vida social, económica,  política y cultural.
El Frente Progresista Profesor Juan Bosch postula la formación de un Estado democrático y social en el que todos los órdenes de gobierno rindan cuentas a la ciudadanía, y  que exista transparencia en la administración de los recursos y eficiencia en sus programas y acciones de gobierno. Se debe erradicar en forma definitiva la corrupción, la arbitrariedad y el autoritarismo. (Postulados, todos sintetizados en la constitución más  progresista de la historia política Dominicana, la constitución de 1963.
 El conocimiento, las artes y el desarrollo científico y tecnológico, son una fuente de enriquecimiento y de expansión del potencial humano. Por ello, lucharemos por ampliar los espacios para su expresión, auspiciar su desarrollo libre y espontáneo y el acceso de toda la población a su disfrute.
La defensa y protección del medio ambiente es una de las grandes tareas de la humanidad y debe ser considerado un asunto de sobrevivencia y seguridad nacional. Por ello, el Frente Progresista Profesor Juan Bosch se pronuncia por un desarrollo sostenido y sustentable que satisfaga las necesidades de las generaciones presentes y futuras, basado en la preservación actual de los recursos humanos y naturales.
El Frente Progresista Profesor Juan Bosch se pronuncia por un orden internacional basado en la paz, el respeto a la soberanía de los países, en la ayuda y la cooperación económica a las naciones más necesitadas, en el intercambio comercial, científico, tecnológico y cultural que apunten hacia el desarrollo y el bienestar de todos los países.
El FP se pronuncia igualmente por la asociación de países a nivel regional y mundial, especialmente con nuestros hermanos de América Latina, con fines comerciales, culturales y políticos siempre y cuando estas asociaciones tiendan a superar las desigualdades y sirvan para que los países de menor desarrollo alcancen niveles superiores de bienestar.
El Frente asume y declara su solidaridad con los movimientos libertarios de nuestros pueblos latinoamericanos. Asistimos a la emergencia de movimientos sociales de nuevo tipo, que son parte de la lucha mundial por la democracia y la justicia social; el Frente Progresista Profesor Juan Bosch, se identifica con ellos y se declara parte de los mismos.
En su Líneas programáticas y estratégicas  el  Frente Progresista Profesor Juan Bosch se propone ser  un movimiento  político nacional en permanente transformación interna, que mantendrá el compromiso de anticipar y adecuar sus planes, programas y acciones a los cambios vertiginosos del mundo moderno, mediante la integración de propuestas visionarias y estratégicas de largo plazo que lo ubiquen como una  organización de vanguardia en el siglo XXI.
Impulsaremos  la participación ciudadana que se expresa en la diversidad social de la nación dominicana con la presencia predominante y activa de las clases mayoritarias, urbanas y rurales, que viven de su trabajo, manual e intelectual, y de los grupos y organizaciones constituidos por jóvenes, hombres, mujeres, adultos mayores y personas con discapacidad cuya acción política y social permanente, fortalece las bases sociales de la sociedad dominicana.
Dentro de su línea  programática el FP tiene en primer orden la organización de una gran parte del pueblo a través de organizaciones adherentes: sectoriales, Territoriales y populares. Las organizaciones adherentes podrán agruparse en los sectores del Frente, de acuerdo con el carácter preponderante de sus intereses, territoriales, sectoriales, ciudadanos y de clases.
 Las organizaciones de los sectores adherentes conservan su autonomía, dirección y disciplina interna en cuanto a la realización de sus fines propios. La acción política de los miembros, que a su vez lo sean del FP, se realizará dentro de la estructura y organización partidista y con sujeción a normas y principios propios del Frente.
“Duarte tuvo el coraje de creer que en un territorio pequeño, deshabitado e incomunicado interior y exteriormente podía establecerse una república. Para creer eso era necesario tener una fe inconmovible en la capacidad de lucha del pueblo dominicano, y Duarte la tuvo”. “Una cosa es tener creencia y poner en ella toda la fe de que es capaz el alma humana y otra cosa es dedicarse a convertir esa creencia en realidad, y Duarte fue capaz de hacer esto último. Ahora bien, para hacerlo tuvo que escoger un método de organización (…): fundar una asociación secreta formada por doce hombres, todos jóvenes, que el propio Duarte escogió tomando en cuenta sus condiciones intelectuales, morales y hasta físicas; es decir, tomando en cuenta su calidad. Para Duarte, la lucha que debía llevarse a cabo tenía que ser organizada partiendo de la calidad política y humana de los que iban a dirigirla”. Juan Bosch
En el marco de su línea programática y estratégica  la educación política y social adquiere dimensiones de carácter obligatorio para sus miembros  y lo propio para las organizaciones adherentes.
Es de interés estratégico la proliferación de los talleres de “Formación Política y desarrollo” en todas las aéreas o territorios funcionales donde haya estructura del FP.  
Con los talleres de formación política y desarrollo nos proponemos como objetivo fundamental crear conciencia social y política entre los ciudadanos.
Para los ciudadanos que viven en estado de exclusión,  es necesario crear espacios de diálogo y reflexión crítica sobre las causas de su propia situación de carencias y pobreza; y a partir de ello organizarlo y movilizarlo para construir estructuras sociales, económica y políticas alternativas.  Significar la gran contradicción en nuestros países: grandes masas de pobres en un país rico en recursos naturales.
A lo largo de estos talleres trataremos de profundizar preguntas como las que provoca esa contradicción
 (¿Por qué seguimos siendo pobres, teniendo tantos recursos naturales?) y procuraremos de encontrar respuestas de manera clara y convincente.
Este proceso educativo lo haremos partiendo de nuestra propia realidad, o para mejor decirlo, de nuestras diversas realidades de pobreza, en nuestros barrios, ciudades y campos.
La pobreza no es una fatalidad del destino ni el resultado del castigo de Dios. Ni es el resultado de nuestros vicios y flojera. Existen estructuras y mecanismos que  reproducen la pobreza.


lunes, 25 de agosto de 2014

Pintor Miguel Nuñez : DEL LIENZO A LA PORCELANA: “ARTE DE CAFÉ “

DEL LIENZO A LA PORCELANA: “ARTE DE CAFÉ “

TRADICION DE CASA CUESTA
Este pasado  miercoles  30, el Casa Cuesta  dio oficialmente apertura  a la comercializacion de la colección “Arte Café, una tradición esperada año tras año donde la pintura de los más grandes artistas dominicanos queda plasmada en piezas coleccionables como tazas de café, platos de postre, platones y ceniceros, este año -en su décima edición- presento  las obras del pintor  Miguel Núñez.
Previamente, al inicio de la apertura  de las ventas al publico de las piezas de”arte café”se realizo un hermoso y concurrido acto para la apertura  de la ventas al publico de la muy esperada colección  “arte café en porcelana” que cada año la casa cuesta pone a disposicion  a los amantes de la plastica plasmada  en finas piezas de porcelana.
Marianna de Tolentino,respetable critica de artes con un buen abal internacional en el campo de las arte plasticas,tuvo a cargo la presentacion  del artista del Pincel Miguel Nuñez  como la valoracion y dimension del  interes  plastico las obras pictoricas escojidas  para la ocasión.
Por su parte Miguel Nuñez dijo  sentirse  muy emocionado de entrar a formar parte del grupo de la plástica  que ha tenido la oportunidad de engalanar Arte Café, entre los que figuran Guillo Pérez, Cándido Bidó, Elsa Núñez, Teté Marella, Amaya Salazar, entre otros artista plásticos dominicanos.
Del lienzo a la porcelana, el arte al alcance de todos. Características de las piezas.  Año tras año, Arte Café”trae a los clientes de Casa Cuesta platos y tazas que exaltan la obra de un artista plástico local. Esta  colección incluye cuatro tazas de café, cuatro platos de postre y como una novedad, este año se ha incorporado la cafetera.
Cada pieza es una muestra representativa con obras diferentes del artista con un color que permanece fiel a la obra real del pintor.
Y en esta nueva entrega, el  color que sobresale es el verde: según comentó Núñez, su propuesta  refleja el verdor de las montañas de la Cordillera Central, donde tiene establecido uno de sus talleres de pintura.
Apertura. Las piezas, que están hechas de porcelana, son colecciones de edición limitada y estarán a la venta   desde este miércoles  en las  tiendas de Casa Cuesta.
IMÁGENES DE LA ACTIVIDAD “ARTE CAFÉ”  DE CASA CUESTA
Al centro el pintor Miguel Nuñez   

"A la patria no se le usa Se le sirve"


Todo estas decido no hay vuelta atrás, la patria está primero. 

"A la patria no se le usa Se le sirve" 

¡Viva el Boschismo fuerza indestructible!






¿Quiénes somos?

No somos más de lo mismo.
El Frente Progresista “Profesor Juan Bosch”  lo definimos como un amplio proyecto político-social enmarcado en una corriente de pensamiento de avanzada donde miembros y dirigentes de otras organizaciones políticas, intelectuales comprometidos con las mejores causas, dirigentes y activistas del movimiento social, hombres y mujeres de acrisolado amor patrio,  preocupados por la falta  de principios y valores  en el ámbito político social y cultural, han tomado la  decisión patriótica  de estructurar un espacio político-social inspirado en el pensamiento ético, humanista y patriótico  heredado de nuestros más  preclaros referentes paradigmáticos: Juan Pablo Duarte, General Gregorio Luperón y del maestro apóstol profesor Juan Bosch.
Juan  Bosch, desde el punto de  vista de las ideas políticas y sociales, representa el pensamiento progresista  más claro y coherente  en la  República  Dominicana. El Boschismo, es un pensamiento ético, humanista y patriótico,  es una teoría, una práctica, una acción, un método, un  enfoque del Estado y la Sociedad.
“Duarte se dedico a convertir en realidad su creencia de independencia y libertad. Tuvo el coraje de creer que en un territorio pequeño, deshabitado e incomunicado interior y exteriormente podía establecerse una república. Para creer eso era necesario tener una fe inconmovible en la capacidad de lucha del pueblo dominicano, y Duarte la tuvo. Para hacerlo tuvo que escoger un método de organización (…): fundar una asociación secreta formada por doce hombres, que el propio Duarte escogió tomando en cuenta sus condiciones intelectuales, morales…; es decir, tomando en cuenta su calidad. Para Duarte, la lucha que debía llevarse a cabo tenía que ser organizada partiendo de la calidad política y humana de los que iban a dirigirla”. JB

Por igual, el Luperonismo es una acción, un pensamiento que propugna y defiende los postulados de libertad, igualdad, fraternidad como valores indispensables para practicar la dignidad, el honor, la justicia y la rectitud. Entendía que sin educación al pueblo, no había progreso de la patria.




Domingo Nuñez junto al oleo de Luperon pintado por el pintor de la patria, Miguel Nuñez

Juan Bosch poniendo el oído en  el corazón del pueblo  


Domingo Nuñez Polanco  junto a los oleos de Duarte y Luperon pintado por el pintor de la patria Miguel Nuñez Polanco  

Coronel Tomas Fernandez Dominguez, soldado de la patria y la libertad



Leonel Fernandez: Dictadura, democracia y revolución



Leonel Fernández
@leonelfernandez



A mediados de la década de los cuarenta del siglo 
pasado, en América Latina se inició una etapa de transición de dictaduras militares a regímenes democráticos. Eso ocurrió, por ejemplo, en Guatemala, con la elección de Juan José Arévalo, en 1944; en Venezuela, con la llegada al poder del destacado novelista, Rómulo Gallegos, en 1948; o en Costa Rica, con el triunfo de José Figueres, también en el 1948.
Entonces se creía que la región había entrado en una nueva etapa de su evolución política, en la que definitivamente la única forma legítima de acceso al poder sería a través de las urnas. Pero pronto se evidenció que esto no era más que una ilusión.
A Rómulo Gallegos sólo se le permitió permanecer en el Palacio de Miraflores nueve meses, pues al cabo de ese tiempo fue objeto de un golpe de Estado encabezado por el general Marcos Pérez Jiménez; y una década después de haber llegado Arévalo al poder en Guatemala, esto es, en 1954, se produjo el golpe de Estado contra el gobierno de Jacobo Arbenz, cuyo único delito había sido la nacionalización de las tierras de la United Fruit Company, una empresa norteamericana.
En 1952, Fulgencio Batista, para frustrar las elecciones que tendrían lugar ese año, desalojó en Cuba al gobierno de Carlos Prío Socarrás. Al año siguiente, en 1953, el presidente Laureano Gómez, en Colombia, fue víctima de una asonada militar que condujo al poder al general Gustavo Rojas Pinilla.
En el 1954, tocó el turno al Paraguay, donde Alfredo Stroessner se alzó con el poder durante 35 años, el más largo período de ejercicio gubernamental en América del Sur. Un año después, en 1955, era al general Juan Domingo Perón, a quien le correspondía hacer sus maletas y abandonar la Casa Rosada.
En fin, era evidente que por el rosario de intervenciones militares que se produjeron, entre fines de la década de los 40 y la de los 50, para derrocar gobiernos democráticamente electos, la creencia del surgimiento de una nueva etapa democrática para la región, no había sido más que una esperanza desvanecida.
La segunda ola
No obstante, en la última etapa de la década de los 50, el péndulo político empezó a oscilar de nuevo en favor de la democracia, y un optimismo renovado volvió a cifrar las esperanzas en la emergencia de un régimen de libertades, respetuoso de la dignidad humana.

En 1958 se derrumbó el régimen autoritario del general Rojas Pinilla, el único dictador que tuvo Colombia en el siglo XX; y este fue reemplazado por el gobierno de Alberto Lleras Camargo, electo mediante el voto popular.
Ese mismo año, la democracia volvió a Argentina con la elección del candidato de Unión Cívica Radical, Arturo Frondizi, quien sustituyó el gobierno de facto que había estado al frente de la cosa pública desde la salida al exilio del general Perón.
Pero, de igual manera, el 1958 fue el año que vio hacerse añicos en Venezuela la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, y que vio aplaudir, con especial deleite, la llegada al gobierno, con el apoyo de sus conciudadanos,  de Rómulo Betancourt,  quien desde los años 20 se había destacado por su enfrentamiento a la dictadura de Juan Vicente Gómez.
En 1959, fue electo en Honduras Ramón Villeda Morales; y en 1961, asumió la Presidencia de Brasil, Joao Goulart, un hombre conocido por sus profundas convicciones progresistas.   
En la República Dominicana, en 1961, luego de 31 años de dictadura,  con el ajusticiamiento del tirano,  Rafael Leónidas Trujillo, su aparato de poder se desmoronó, dando  lugar a la celebración de elecciones libres, las cuales fueron ganadas abrumadoramente por el destacado luchador político e intelectual,  profesor Juan Bosch.
En todas partes, en América Latina, para esa época, se respiraban aires de libertad. Las dictaduras, desacreditadas ante la opinión pública internacional, no hacían más que derrumbarse. Destacadas figuras intelectuales, como el colombiano Germán Arciniegas, hacían incisivas denuncias contra los regímenes de oprobio, como se pone en evidencia en su texto, ya clásico, titulado, Entre la Libertad y el Miedo.
Había una creencia generalizada de que por fin, la tan anhelada democracia, soñada desde los tiempos de la independencia, había arribado a nuestras tierras. De que, afortunadamente, los hijos de Bolívar, de O¥Higgins, de San Martín, de Martí y de Duarte, verían realizarse la cristalización de sus sueños y aspiraciones.
Pero, una vez más, ese ambiente de festejo y de regocijo por la llegada de un sistema subordinado a las leyes y garante de las libertades públicas, habría de evaporarse. Los llamados cuartelazos, asonadas militares o simplemente, golpes de Estado, volvieron a sembrar la angustia, el dolor  y el llanto.
En una rápida sucesión de acontecimientos, en 1962, en Argentina, un golpe de Estado militar derrocó el gobierno democrático de Arturo Frondizi. Al año siguiente, en septiembre de 1963, las ansias de libertad  en la República Dominicana se desvanecieron,  al producirse el golpe que puso fin al experimento democrático de Juan Bosch.
Igual ocurrió  en Honduras, donde  al gobierno de Ramón Villeda Morales se le impidió culminar su período, instalándose la dictadura de  Oswaldo López Orellano. En 1964 se materializó el golpe contra el gobierno de Joao Goulart, en Brasil. En 1966, le correspondió a Arturo Illia, en Argentina.
En 1973, Salvador Allende es bombardeado en el Palacio de la Moneda por el general Augusto Pinochet. Ese mismo año surge en Uruguay la dictadura de Bordaberry; y en 1976, de nuevo Argentina se convierte en  blanco de la intolerancia militar.
Con la ocurrencia de esos episodios, la segunda ola democrática de América Latina había llegado a su fin. En realidad, se había esfumado, y ya para entonces empezaba hasta a dudarse de las posibilidades de que la democracia pudiese llegar, algún día, a florecer en nuestros pueblos.
Revolucion y tercera ola
Y es que no solamente eran los golpes de Estado. También eran los fraudes electorales y las diversas maneras de frustrar las aspiraciones populares de mayor libertad, apertura y participación.

Por esa razón, el triunfo de la Revolución cubana, en 1959, representó una esperanza para las jóvenes generaciones de América Latina. El ejemplo resultaba elocuente: si el camino democrático hacia la conquista del poder se encontraba obstaculizado, existía la alternativa de la revolución.
Jóvenes luchadores de distintos lugares de la región se preparaban para, igual que Fidel Castro, organizar guerrillas y conquistar el poder por las armas. Lo único que la lucha revolucionaria se vio afectada por la Guerra Fría, dando origen a que los Estados Unidos creyesen que cada acción revolucionaria, por verdaderamente construir la democracia, no era más que una acción de carácter comunista, que tenía que ser eliminada.
Transcurrieron exactamente 20 años para que una nueva revolución volviese a triunfar en América Latina, después de la epopeya cubana. Fue en el 1979 que el Frente Sandinista de Liberación Nacional logró arrebatarle el poder por las armas a la dictadura somocista, y fue también en ese mismo año que Maurice Bishop y el Movimiento de la Nueva Joya alcanzaron la victoria en Grenada.
Pero esas hazañas no pudieron repetirse en ningún otro lugar, y las propias revoluciones sandinista y de Grenada no pudieron sostenerse.
De manera coincidente, el péndulo en favor de la democracia empezó a oscilar de nuevo, por tercera vez, en dos décadas, en América Latina; y eso se inició por aquí, en el 1978, en las elecciones que permitieron la alternancia del poder en la República Dominicana.
Luego, durante los años ochenta, se extendió por todas partes en la región; y ahora, durante más de treinta años, por vez primera en la historia de nuestros pueblos, ha sido el sistema político dominante.
Movimientos revolucionarios que no pudieron conquistar el poder por vía de las armas, ahora lo han hecho a través de los votos. Por ese medio, los sandinistas reconquistaron el poder en Nicaragua, y de esa manera también  lo han logrado el Frente Farabundo Martí, en El Salvador; los socialistas chilenos; y el Frente Amplio de Uruguay.  
Una combinación de factores, internos y externos, ha determinado que la tercera ola democrática en América Latina haya tenido consistencia en el tiempo. Ahora, sin embargo, como lo han indicado un conjunto de pensadores de la región, de lo que se trata es de como transformar una democracia electoral en una democracia de ciudadanos.
Y obviamente, para lograrlo, la democracia habrá de tener la misma vitalidad que el primer día de una revolución triunfante.