Buscar este blog

Mostrando entradas con la etiqueta ALBA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ALBA. Mostrar todas las entradas

miércoles, 18 de marzo de 2015

Evo: defender nuestra democracia, nuestra soberanía, nuestra dignidad.

Evo en la Cumbre ALBA: defender nuestra democracia, nuestra soberanía, nuestra dignidad.

Por: Evo Morales Ayma

Intervención de Evo Morales Ayma, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, en la IX Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP, Caracas, Venezuela, el 17 de marzo de 2015.
Reunión del ALBA. Foto: Archivo
Reunión del ALBA. Foto: Archivo
Muchas gracias, hermano presidente Nicolás Maduro, de Venezuela;
Hermano Raúl;
Todos los presidentes del ALBA-TCP;
Las delegaciones presentes acá;
Invitados especiales;
Amigos de la prensa:
Un saludo especial de parte del pueblo boliviano a Venezuela, su gobierno, sus comandantes de las fuerzas armadas, los movimientos sociales, que dan una dura batalla en la defensa de nuestra dignidad, en la defensa de nuestra soberanía, en la defensa de nuestros recursos naturales.
Hermanos presidentes del ALBA-TCP, esta decisión tomada por el gobierno de Estados Unidos no es solo una amenaza a Venezuela, sino a toda América Latina y el Caribe. Es una amenaza más bien a las democracias, una amenaza a la paz social, así lo entendemos desde Bolivia.
Nuestra vivencia en Bolivia, cuando había gobiernos procapitalistas, proimperialistas, para ellos nunca había golpes de Estado; había gobiernos y partidos que gobernaron con 20% o 30% de los votos. Cuando surge nuestro movimiento, la primera elección la ganamos con más del 50%, con el 54%, ahí sí para ese gobierno antimperialista hay revocatorio, hay golpe de Estado, felizmente nos hemos defendido. Habrá entonces amenazas, y cuando ya no pueden derrotarnos política ni económicamente, cuando ya no puedan derrotarnos militarmente con un golpe de Estado, ¿qué hacen? Intentan dividirnos. ¿Y dividirnos para qué? Dividirnos para dominarnos políticamente y, dominándonos políticamente, robarnos económicamente. Esa es nuestra historia en Bolivia.

Quiero decirles, hermanos presidentes, que en corto tiempo, primero, garantizamos la estabilidad política, gracias a la estabilidad social, y esta estabilidad social y política garantiza el crecimiento económico.
Además de eso, después de liberarnos políticamente, nos hemos liberado económicamente, Bolivia ya no es un Estado mendigo como antes, todo con la lucha de los movimientos sociales.
Cuando ahora ya no pueden derrotarnos ni los organismos internos, es decir, movimientos políticos proimperialistas en Bolivia, ni con apoyo externo, ¿qué hacen en Bolivia? Lo que nos acusan es de narcoestado, otro pretexto para querer justificar seguramente alguna intervención, alguna amenaza o debilitamiento; sin embargo, seguramente ustedes conocen los informes de las Naciones Unidas, de la Unión Europea: nuestro modelo de lucha contra el narcotráfico es reconocido por la comunidad internacional, menos por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Cuando ya no les sirven los términos de rojos, de comunistas, o de terrorismo, o de narcotráfico, usan otros elementos para querer amedrentar o querer intervenir. Por eso, al margen de la solidaridad como siempre entre nosotros, vemos que es una amenaza naciente de Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe.
¿Qué debemos hacer? Unidad, más unidad; reflexión, más reflexión; repasar el pasado de esas grandes batallas de otros pueblos; pero también están estas formas de querer intervenir.
El gobierno de Estados Unidos debe estar convencido que ya no estamos en tiempos de reparto imperial, ni el modelo neoliberal sirve para los pueblos de América Latina y el Caribe.
Esa es nuestra vivencia, esa es nuestra experiencia, puedo compartir esta vivencia de Bolivia; sin embargo habrá esta clase de amenazas a Venezuela, a América Latina y al mundo.
Estoy convencido de que si hay amenaza, el gobierno de Estados Unidos amenaza no solamente a América Latina y el Caribe, sino a todos los pueblos del mundo, y las intervenciones militares o asentar las bases militares en algunos países no es ninguna solución en estos tiempos. No estamos en tiempos de imperios, son tiempos de pueblos; los pueblos no deben ser gobernados ni por oligarquías, ni por jerarquías, ni por banqueros, ni por empresarios, no lo comparto, sino que debe ser por gobiernos electos por el pueblo, con el pueblo y para el pueblo.

Evidentemente, no se pueden atender todas las demandas en Bolivia, son demandas de 500 años, en algunos sectores sociales son demandas de 200 años.
Entonces, hermanos presidentes, estas amenazas que vienen de Estados Unidos dejan mucho que desear.
Quiero decirle, hermano Presidente, al pueblo venezolano: Bolivia es la hija predilecta de Simón Bolívar y expreso toda la solidaridad, y la juventud está dispuesta a venir a combatir frente a cualquier intervención o invasión de parte de Estados Unidos.
No vamos a permitirlo, somos una familia grande, somos la Patria Grande (Aplausos).
Siento que estas amenazas son una aventura del Presidente de Estados Unidos. Estaba repasando por ahí a ver en qué país, y que yo sepa en América Latina y el Caribe no hay, por ejemplo, pena de muerte; pero sí hay pena de muerte en Estados Unidos, la mejor forma de violar los derechos humanos. ¿De qué derechos humanos puede hablar Estados Unidos?
Entonces, hermanas y hermanos presidentes, delegaciones: es el mejor momento de unirnos aún más, preparar nuestras bases frente a cualquier amenaza como esta; pero también frente a la Cumbre de las Américas.

Yo sigo pensando que si realmente quiere hacer buena historia el presidente Obama, debería de llegar a la Cumbre de las Américas ya con el bloqueo económico a Cuba acabado.
Si Estados Unidos, mediante su Presidente, quiere hacer una buena historia y buena letra ante América Latina y el Caribe, pues debería de acabar con estos decretos donde declaran a Venezuela como una amenaza contra Estados Unidos. ¿Cómo Venezuela puede ser una amenaza para Estados Unidos? ¿Quién podría creer eso? Y se declara el Estado de Emergencia.
Como hace un momento decía, la historia de las distintas épocas, el imperio siempre ha buscado cómo y con cualquier pretexto dominarnos, someternos y robarnos económicamente. Está en la mira el petróleo venezolano, nadie duda de eso.
Imagínense Libia: intervinieron, destrozaron el Estado. Tengo información de que allí hay un conflicto serio socialmente, ¡feliz Estados Unidos!; pero el petróleo libio ya es de los norteamericanos y de algunos países europeos, ya no es de los libios. Eso es lo que querían.
Para eso van a inventar cualquier pretexto para poder dividirnos, después para robarnos económicamente o robarnos nuestros recursos naturales.

Compañeros del ALBA-TCP, quiero decirles que esta unidad debe fortalecerse.
Creo, de verdad, que Estados Unidos se siente amenazado porque hay procesos de liberación en América Latina y el Caribe, liberación democrática, una liberación pacífica, una liberación participativa además de eso, una liberación no solamente de carácter político, de carácter social ni cultural, sino también una liberación económica. Eso no les gusta, ¿cómo pueden liberarse?
Además de eso, siento que no quieren que los pueblos puedan desarrollarse. ¿Para qué? ¿Por qué no quieren que nos desarrollemos? Para dominarnos y ellos sigan imperando acá en Latinoamérica.
Quisiéramos una América fuerte, pero no para invadir continentes; quisiéramos una América con Estados Unidos, donde seamos grandes defensores de la paz en el mundo, donde seamos defensores de la dignidad y soberanía de los países y no dominar militarmente, ni intervenir militarmente. Esas son nuestras profundas diferencias.
Queridos hermanos presidentes, tengo mucha confianza en CELAC. CELAC siento que es una gran esperanza para nuestros pueblos, para nuestros movimientos sociales.
Tenemos una dura batalla todavía, pero tengo todavía esperanzas que estas manifestaciones de los distintos movimientos sociales, de presidentes o de gobiernos como UNASUR, que mejor CELAC, el ALBA, eso puede hacer cambiar la mentalidad del presidente Obama, quien está equivocado, tiene que saber que está equivocado. Acá no van a poder dominarnos, acá no van a poder someternos como antes, aquellos tiempos están terminados y estamos en otros tiempos.
Por eso, más unidad, más solidaridad entre nosotros para defender nuestra democracia, nuestra soberanía, nuestra dignidad.

Por más que seamos pequeños países, por encima de la situación económica y social, acá tenemos dignidad y soberanía, y esa es nuestra lucha.
Por eso, compañero Maduro, compañeros del pueblo venezolano, no se sientan solos, entendemos perfectamente y especialmente los movimientos sociales.
Un saludo de los compañeros de la Central Obrera Boliviana, todos los movimientos sociales pendientes también con una vigilia permanente para juntos asumir la defensa de nuestra soberanía, de nuestra democracia y la paz social en especial.
Muchas gracias (Aplausos).