Buscar este blog

Mostrando entradas con la etiqueta CRIMEA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CRIMEA. Mostrar todas las entradas

viernes, 8 de abril de 2016

Crimea tiene su historia muy vinculada a la historia de Rusia


La historia de Crimea,un antiguo balneario ruso
Por RBTH



Scroll down to see more

WWW.CRIMEA.CC
El Kanato de Crimea fue, durante su existencia, uno de los enemigos más feroces de Rusia. La conquista de Crimea (una península en la costa norte del Mar Negro, que ahora pertenece a Ucrania) tan sólo fue posible tras la firma de la paz entre Rusia y Turquía en 1774. El 8 de abril de 1783, Catalina II promulgó un decreto anunciando la anexión de Crimea en el que juraba proteger y defender a su pueblo, propiedades, fe y lugares de culto.



WWW.CRIMEA.CC
Tras la anexión de Crimea a Rusia, Catalina II comenzó a repartir la península entre sus aliados. Pero no existían carreteras dignas de tal nombre y su suelo era muy diferente a la oscura y fértil tierra a la que estaban acostumbrados los terratenientes de Rusia central. Las primeras haciendas comenzaron a establecerse alrededor de Sudak. A finales del siglo XIX, un viaje desde Moscú o San Petersburgo hasta Crimea podía durar unas dos semanas y muchos viajeros se llevaban todo un séquito a remolque: cocineros, institutrices, músicos folclóricos, etc.




WWW.CRIMEA.CC
Hasta la década de los veinte de siglo XIX, su costa sur apenas estaba construida. El desarrollo urbanístico no comenzó hasta la llegada del príncipe Mijaíl Vorontsov, que adquirió varias propiedades, así como el famoso palacio de Alupka. Tras la estela de Vorontsov, varias familias nobles comenzaron a construir y embellecer sus propiedades en Crimea.



WWW.CRIMEA.CC
¿De dónde procede la expresión “temporada de terciopelo”? Según una primera versión, cuando el calor por fin se atenúa, a finales de agosto y comienzos de septiembre, las uvas maduran y la gente elegante se dirige a Crimea, con sus mejores galas de terciopelo. Según otra versión, la expresión procede de los “libros de terciopelo”, que era como se conocían los registros oficiales de las genealogías de la nobleza rusa.



WWW.CRIMEA.CC
Finalmente, incluso la familia real quiso tener residencia en Crimea. En 1825, el Zar Alejandro I adquirió una propiedad en Oreanda. La construcción de un palacio al estilo antiguo fue completada por Nicolás I, pero la estancia real en la zona fue efímera, debido al estallido de la Guerra de Crimea.




WWW.CRIMEA.CC
Los acontecimientos de la Guerra de Crimea concedieron a esta heroica tierra su lugar propio en la historia de Rusia. Tras la guerra, el retorno a la región de personalidades imperiales reactivó el interés por la misma y, a su debido tiempo, el Palacio de Livadia se convirtió en residencia real. En 1875 se construyó la línea ferroviaria Lozovo-Sebastopol, uniendo por fin Crimea a Moscú.



WWW.CRIMEA.CC
Yalta también se desarrolló rápidamente. Pero el entorno imperial no se conformaba con “un cuarto amueblado”, así que alquilaban casas y dachas privadas completas. La demanda siempre superaba a la oferta. En cuanto se acercaba el verano, los cabriolés, los servicios de lavandería y las uvas se ponían por las nubes.


WWW.CRIMEA.CC
«Cuando residía en Livadia, Alejandro II se dejaba ver mucho por las calles de Yalta, paseando a pie o a caballo. Pasaba horas fuera, sin protección», recuerda un viejo lugareño. La costa sur también fue el lugar predilecto de retiro de Alejandro III y su familia.



WWW.CRIMEA.CC
Crimea no pasó a ser realmente “la Riviera rusa” hasta la segunda mitad del siglo XIX. Anteriormente, «los balnearios rusos siempre estaban ubicados en áreas extremas, suponiendo una extraña mezcla de instalaciones castrenses y de placer». Hasta entonces, los visitantes eran principalmente personalidades prominentes y el viaje hasta allí tal vez fuera lo más parecido a un actual circuito de turismo extremo a los géiseres de los confines de Kamchatka.




WWW.CRIMEA.CC
A comienzos del siglo XX, una oleada de tuberculosis azotó a toda Rusia. El único lugar que ofrecía baños de sol, mar y aire era la costa sur de Crimea. Muchos de los pacientes tratados allí se hallaban en realidad desahuciados, por lo que se producía un desconcertante contraste entre los despreocupados y opulentos turistas en busca de una placentera estancia y los enfermos que se aferraban a una cura milagrosa.



WWW.CRIMEA.CC
Nicolás II y su esposa Alejandra acostumbraban a viajar hasta Crimea en tren y por mar, a bordo de embarcaciones imperiales especiales. El famoso yate Standart era una auténtica obra maestra: era el yate más grande del mundo y también de los más rápidos; un verdadero bajel oceánico. El verano de Nicolás II era muy deportivo: nadar en el mar, jugar al tenis, hacer excursiones y montar a caballo eran sus principales actividades.



WWW.CRIMEA.CC
A Nicolás le gustaba mucho Livadia, con su nuevo palacio de piedra blanca construido en 1911, el ambiente crimeano y marítimo. Una vez dijo: «Me gustaría quedarme aquí para siempre». Tras su abdicación en 1917, pidió a Kerenski permiso para instalarse permanentemente allí con su familia, pero le fue denegado.



WWW.CRIMEA.CC
Tras la Revolución, Crimea cambió mucho, pero siguió siendo el balneario más popular de Rusia. En 1954, Nikita Jruschev aprobó un decreto por el que se transfería la región de Crimea a la República Socialista Soviética de Ucrania. Tras el colapso de la Unión Soviética, esta península siguió la suerte de la recientemente independizada Ucrania. Pero aún hoy en día, numerosos rusos recuerdan con una nostalgia agridulce los tiempos en que Crimea formaba parte de Rusia.

Putin llama "misión histórica" construcción del puente entre Crimea y Rusia