Buscar este blog

Mostrando entradas con la etiqueta Bernie Sanders. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bernie Sanders. Mostrar todas las entradas

domingo, 8 de mayo de 2016

Ojo, pónganle atención a este fenómeno de la juventud

                                      Los jóvenes tontos que son listos

Estos días no paro de sorprenderme, en mayor o menor grado. Si no me sorprendió en exceso la encuesta que se publicó en Rusia sobre qué piensa la gente sobre el papel de Stalin y Lenin, así como sobre la URSS, sí lo han hecho otras encuestas publicadas en EEUU sobre qué piensa la población joven de los candidatos presidenciales y qué sistema político les gusta más. La de Rusia fue realizada a finales de marzo, las de EEUU a finales de abril (entre el 26 y el 29, para ser exactos).

Las encuestas en EEUU (son dos, una es más un estudio de comportamientos realizado por la Universidad de Harvard y otro por la empresa Luntz Global) se hicieron al hilo de la denuncia que hizo uno de los candidatos, Bernie Sanders, contra los millonarios y multimillonarios. Los medios de propaganda del Estado español (España, para otras latitudes), como es normal, apenas de hicieron eco de esa denuncia y cuando lo hicieron (sólo lo hizo uno) fue para decir que se había hecho en un mitin donde la asistencia que predominaba eran jóvenes "que fumaban marihuana". Literal. Eso se publicó en un medio de propaganda escrito de Catalunya que, como digo, es el único donde se recogió.

Porque resulta que Sanders, septuagenario, está llenando sus mítines de jóvenes. Así que el fenómeno no está pasando desapercibido para el sistema estadounidense y comienza a preguntarse el por qué y se ponen a hacer encuestas y estudios sobre el comportamiento político de los jóvenes de entre 18 y 26 años. Y los resultados son sorprendentes.

Otro ¡ahí va! Porque resulta que para Luntz Global el 67% de los jóvenes considera que el socialismo (incluyendo también al comunismo) es un sistema político mejor que el capitalismo. Por lo menos lo ven como "más compasivo" en lo referente a la pobreza, la desigualdad y la codicia. Y otro dato significativo para EEUU: "menos racista". Esta encuesta está realizada por una compañía de claros tintes republicanos, por lo que hay que ponerla en su justo término. Sin ensalzarla, pero también sin relativizarla como muy bien han entendido los panegiristas del sistema.



Pero el estudio de la Universidad de Harvard es mucho más completo y apunta en la misma dirección, aunque con datos algo diferentes pero que coinciden en lo principal: para el 51% de los jóvenes el socialismo (incluido el comunismo) es preferible al capitalismo, que sólo es defendido por el 42%. Este dato sí es importante porque en 2011 un estudio similar invertía los términos: el socialismo era rechazado por el 60% y defendido por el 31%.

La enorme sorpresa que han generado estos datos está siendo recogida, analizada y criticada por todos los medios de propaganda estadounidenses, desde el The Washington Post al New York Times. Y va acompañada de una contra campaña que es recurrente en todo el mundo mundial: Venezuela. Les dicen que son "jóvenes tontos" porque no saben lo que es el socialismo y que sólo tienen que mirar a Venezuela para comprobarlo. Que Venezuela nunca haya sido socialista (si quieren un ejemplo cercano, ahí al ladito tienen a Cuba) es lo de menos. La campaña es fácil y recurrente: como en el Estado español y otros lugares, Venezuela es el coco con el que se asusta a los niños.

Los medios de propaganda estadounidenses están muy preocupados por este sentimiento de rechazo hacia el capitalismo. Ya hay editoriales sobre "los jóvenes tontos" y se encienden las alarmas porque "los jóvenes tontos" son quienes van a gobernar el país no tardando mucho. Se les acusa de querer incrementar los impuestos, de que el socialismo provoca que la mitad de lo que se gana va al Estado y que eso va en contra de los "valores de EEUU, como la propiedad", etc, etc. El Washington Post se preguntaba en un editorial si "esta actitud de los jóvenes sobre el socialismo y el capitalismo significa que están rechazando el libre mercado como una cuestión de principio o si es simplemente una expresión de la frustración que sienten con una economía que ha visto cómo han disminuido los ingresos familiares en los últimos 15 años".

Otros se consuelan diciendo que en el estudio de la Universidad de Harvad no se dice mayoritariamente que el Estado deba regular la economía (el 27% opina que sí como forma de reducir la desigualdad, lo que ya es significativo para un país como EEUU).

¿Queréis leer algo gracioso y que pone de manifiesto lo que hay detrás de muchas encuestas y empresas encuestadoras? En uno de esos medios de propaganda se hace una entrevista sobre todo esto a Frank Newport, editor jefe de Gallup, que pasa por ser la principal empresa encuestadora casi del mundo y la respuesta no puede ser más gráfica: "desde luego, no sé lo que está pasando por sus cabezas".

Los "jóvenes tontos" están llevando de cabeza al sistema porque, además, sólo el 19% de ellos está dispuesto a votar por Hilary Clinton y el resto dice que si Sanders no gana la nominación por el Partido Demócrata, no votarán. Así que los medios de propaganda les acusan, también, de favorecer a Donald Trump que, en estos momentos, aventaja a la Clinton por 51% frente a 49% en la intención de voto. A lo mejor os suena el discursito de alguna otra parte, con aquello de que hay que ir a votar porque si no se favorece a la derecha y otras estupideces por el estilo. Como si la Clinton no fuese otra cosa que la derecha, también. Ya sabéis mi postura, que traslado a quienes leen ésto desde EEUU, especialmente a los y las jóvenes que piensan de la manera descrita: puestos a votar, o sea, a bailar al son del sistema, mejor así. Es muchísimo más gratificante.

La conclusión de los medios de propaganda (antes llamados de comunicación) no puede ser más clamorosa: "Estamos perdiendo toda una generación de jóvenes. Necesitamos que EEUU vuelva a los principios con que fue fundado porque la realidad, fría y dura, es que la mayoría de nuestros jóvenes van en la dirección opuesta".

Ojalá sea así y esos valores que ahora apuntan, se mantengan. Resulta que "los jóvenes tontos" son mucho más listos de lo que pensaban los defensores del capitalismo y, sobre todo, mucho más listos que los de otros países.

El Lince