Buscar este blog

jueves, 19 de julio de 2012

Jugando con fuego en el estrecho de Ormuz


Irán
El 20% del petróleo transportado diariamente en el mundo atraviesa Ormuz. Cualquier disrupción del tráfico provocaría un aumento en los precios del crudo que repercutiría negativamente en la recuperación económica de Europa y Estados Unidos. no es la primera vez que Irán amenaza con cerrar el estrecho.
Aish

El pasado 7 de Julio, en respuesta a la entrada en vigor de la nueva ronda de sanciones de la Unión Europea,el Majles (Parlamento) Iraní anunció la preparación de un plan de urgencia destinado al bloqueo del estrecho de Ormuz. Este estrecho es una pequeña franja de agua de apenas 34 kilómetros de ancho situada entre Irán (en su costa este) y Emiratos Árabes Unidos y Omán (que comparten la costa oeste). De esta franja, según la convención internacional que lo rige, tan solo un pasillo de 3 kilómetros de ancho es utilizable para efectuar tránsito marítimo de mercancías; lo cual, en el golfo Pérsico, se refiere principalmente al petróleo de los ocho países ribereñosSegún la Energy Information Administration de Estados Unidos, el 20% del petróleo transportado diariamente en el mundo atraviesa Ormuz. Cualquier disrupción del tráfico provocaría un aumento en los precios del crudo que repercutiría negativamente en la recuperación económica de Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, no es la primera vez que Irán amenaza con cerrar el estrecho. El pasado diciembre de 2011, Irán llevo a cabo unas maniobras militares en la zona en las que se probó la capacidad de la Armada del Ejército Regular para cerrar la vía marítima. Fue en un contexto de creciente tensión diplomática ya que Francia presionaba en ese momento en el seno de la Unión Europea para aumentar la presión sobre Irán. De hecho, fue entonces cuando la Unión Europea acordó el embargo petrolífero que entró en vigor el pasado 1 de julio y que ha provocado la reapertura de la crisis.
La crisis de Ormuz golpea directamente a los países árabes ribereños, incluyendo al proiraní Gobierno de Iraq. La interrupción del tráfico en el estrecho eliminaría su principal vía de comercio internacional de hidrocarburos, de cuyas rentas son económicamente dependientes la mayoría de los países de la región. No en vano, Emiratos Árabes Unidos, el país más cercano a Irán en el estrecho, está construyendo un oleoducto que le permita canalizar su petróleo hacia el océano Índico y continuar el tránsito por vía marítima sin atravesar Ormuz. Por su parte, Estados Unidos ha incrementado su presencia y actividad militar para contrarrestar cualquier intento iraní de cerrar el estrecho.

La crisis tiene raíces históricas que van más allá de una simple represalia iraní ante las sanciones. Durante las presidencias de Hashemi Rafsanjani y Mohammad Jatamí (1989-1997 y 1997-2005), Irán trabajó diplomáticamente para mejorar sus relaciones con los vecinos árabes del golfo. Para Irán, era un paso necesario en la recuperación de posguerra ya que el 90% del comercio marítimo iraní se realiza a través del golfo Pérsico. Además, Irán necesitaba entablar buenas relaciones en la OPEP (Organización de Países Exportadores del Petró leo) para estabilizar los precios y garantizar los ingresos. Sin embargo, la tensión volvió cuando Irán fue excluido de cualquier tipo de acuerdo de seguridad regional. Históricamente, sólo el sultanato de Omán mantiene buenas relaciones diplomáticas con Teherán . Respaldado por Estados Unidos y Egipto, el Consejo de Cooperación del Golfo, que agrupa a todos los países de la península Arábiga menos Y emen, dejó de considerar cualquier tipo de colaboración en materia de seguridad con Irán. Desde entonces, Irán reclama que se reconozca su rol en la zona y aspira a un pacto de cooperación y seguridad regionalcon los países árabes del golfo que excluya la presencia de Estados Unidos.

En la presente situación, cualquier tipo de escalada militar recordaría a la trágica y olvidada guerra de los Petroleros. En el seno de la guerra entre Irán e Iraq, el golfo Pérsico fue escenario de un conflicto que duró de 1984 a 1988 y enfrentó directamente a Estados Unidos con Irán. Tras el bloqueo del tráfico marítimo de Iraq por parte de Irán y la respuesta iraquí contra los petroleros iraníes, Teherán decidió extender sus ataques al tráfico marítimo de los países que apoyaban a Saddam Hussein. En 1987, Kuwait solicitó a Estados Unidos permiso para llevar a cabo el comercio bajo bandera y protección estadounidense, lo cual derivó en enfrentamientos abiertos entre Irán y Estados Unidos. Durante el desarrollo de esta batalla tuvo lugar la trágica masacre del avión de pasajeros iraní IR655, el cual fue derribado por un crucero de batalla estadounidense, provocando la muerte de sus 300 pasajeros. La guerra de los Petroleros es el mejor testimonio de la inestabilidad de una región geográfica pequeña, compartida por ocho países ribereños enfrentados y de vital importancia para la economía mundial.
Fuente: http://www.aish.es/index.php/ar/iran/366-articulos/3404-iran-15072012-jugando-con-fuego-en-el-estrecho-de-ormuz?tmpl=component&print=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario