Buscar este blog

miércoles, 31 de mayo de 2017

Y a todo esto, ¿qué dicen los otros?






Con los medios de propaganda haciendo el imbécil, como es habitual, la realidad va por otro camino. Las amenazas de EEUU, Arabia Saudita e Israel caen en sacos rotos cuando se dan de bruces con lo que ocurre sobre el terreno. Constatar que lo que han contado de la gira de Trump es lo mismo que hablar del aire en una botella vacía; constatar que todo eso que han dicho de la OTAN árabe (que no es así, es sunní) no son más que manipulaciones sin sentido envueltas con el papel del engaño; constatar que una y otra vez a los occidentales les cuesta sobremanera levantar la vista de su ombligo, es cada vez más cansado. Incluso aburrido. Intentar encontrar algo de luz en toda esta mierda occidental y sus famosos valores es imposible.

Nadie ha tenido la decencia de girar la cabeza y ver qué están haciendo los demás. Sobre todo los malos malísimos (Rusia, Irán, Siria y Hizbulá). Dice otro refrán castellano que el mayor desprecio es no hacer aprecio, y eso es lo que han hecho los malos malísimos con toda la parafernalia saudita, israelí y estadounidense (jaleada por sus vasallos europeos). Pero no sólo es que haya habido desprecio, sino que está habiendo movimientos que indican que vienen a decir: no sólo os equivocáis de cabo a rabo, sino que aquí os esperamos.

1.- Resulta que no sólo Irak, Argelia, Líbano, Senegal y Pakistán afirman que no se sienten representados con lo de las amenazas a Irán y al resto de fuerzas del "eje de la resistencia" contra Israel, sino que incluso dentro de los "aliados" de la famosa OTAN sunní hay tales enfrentamientos y desavenencias que hacen que todo el relato no es que sea un enorme engaño sino que es una enorme fantasía a corto, medio y largo plazo en el mejor de los casos. Ahora va y dice Qatar que no comparte la criminalización de Hamás, entre otras cosas, y hay tal bronca dentro del Consejo de Cooperación del Golfo (una de las instituciones casi fantasmas de las que os hablé) que puede que se retiren los embajadores de Qatar en todos los países integrantes del CCG y de Egipto. Es una amenaza que todavía no se ha concretado, pero anticipándose a ello Bahrein, Arabia Saudita, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos han bloqueado las transmisiones de Al Yazira, la principal cadena de televisión qatarí. Qatar dice que no, que nada de esto es verdad, que no hay ningún tipo de amenaza y que ellos "no quieren romper filas" (sic) ni "ponerse del lado de los enemigos" (sic). Pero la desconfianza se mantiene y la ira sigue creciendo entre supuestos "aliados" a cuatro días de la gira de Trump y del famoso documento. Un buen resultado de esta gira, sí señor.

Pregunta: ¿Trump sabe de lo que está hablando? Respuesta: no. Ni siquiera quienes le escriben los discursos tienen ni idea de cómo está evolucionando el mundo árabe e islámico, ni siquiera sus pretendidos "aliados". Qatar alberga la sede del Comando Central de EEUU en el Golfo y Trump ha dicho en varias ocasiones que Qatar es "un socio estratégico" de EEUU. Pues el "socio estratégico" se está saliendo por la tangente porque no puede aceptar ni la criminalización de los Hermanos Musulmanes que propugna Arabia Saudita (y Egipto) ni el que se diga de ellos y no de otros (de nuevo en referencia a Arabia Saudita) que amparan y financian el terrorismo en la zona, como ha dicho EEUU (eso sí, no en este viaje de Trump sino en Washington, y esto fue dicho el mismo día 23 por parte dos tipos de peso).

La justificación de Qatar es muy de tener en cuenta de lo que supone que a uno le consideren "terrorista". Atención al lenguaje, que nunca es inocente: "Qatar no va a etiquetar como organización terrorista a los Hermanos Musulmanes porque no representa ninguna amenaza para la seguridad de Qatar, es una oposición política y sólo se les prohíbe que utilicen nuestro territorio como plataforma para atacar a sus propios países" (sic).

Este es el discurso de todo Occidente, no sólo de países como Qatar. Las FARC fueron consideradas una organización terrorista sólo porque amenazaban los intereses económicos y políticos occidentales y estadounidenses (como el ALCA, por ejemplo, que si no salió adelante fue entre una de sus principales razones por las FARC). Lo mismo vale para Hizbulá (que es quien ha hecho que Israel haya salido con el rabo entre las piernas en dos ocasiones, y es sabido que Israel es el gran protegido por Occidente), o para las organizaciones palestinas que se oponen a la ocupación (sancionada y avalada por el muy democrático Occidente). Así que por una vez hemos oído con claridad y rotundidad cuáles son los baremos sobre los que miden todas las cosas esta gentuza (y sus valores).

2.- El gobierno sirio está ganando terreno cada día que pasa no sólo a la "contra" amparada y financiada por el muy democrático Occidente y las monarquías del Golfo, sino contra la organización llamada Estado Islámico. Su posición se refuerza en todos los aspectos, políticos, económicos y militares. Todo eso de que la OTAN se suma a la lucha contra el llamado Estado Islámico y demás se va a quedar en lo mismo que en lo de la OTAN sunní: en nada más que unas cuantas declaraciones y un papel sin valor alguno.

3.- Sobre todo porque Rusia ha escenificado que no va a consentir ningún ataque más a las tropas del gobierno sirio ni a sus aliados militares como el ocurrido no hace ni dos semanas. Ayer aviones rusos "escoltaron" a cazas estadounidenses impidiéndoles realizar ningún tipo de aproximaciones o ataques en la zona en la que el gobierno sirio está haciendo importantes progresos (ha recuperado 5.000 kilómetros cuadrados en solo una semana) en un intento por controlar casi toda la frontera con Jordania, especialmente en la zona desértica y por donde entran grandes cantidades de armas y suministros para la "contra".





4.- Los puntos 2 y 3 se superponen porque una de las fuerzas que está siendo determinante en el avance del gobierno sirio en toda esa zona semidesértica es Hizbulá. Tras haber logrado eliminar casi por completo la presencia de la "contra" y del llamado Estado Islámico en Qalamúnhaber sido determinante en la derrota de la "contra" en Alepo, y en la nueva derrota de la "contra" en Homs (aunque aquí su papel fue relativamente secundario) ahora está operando de nuevo con toda su capacidad militar y eso se está notando. Su unidad de élite, la Fuerza Radwan, está operando junto a las fuerzas especiales rusas y sirias para detener el proyecto británico-estadounidense-jordano de crear una especie de "zona tampón" junto a la frontera jordana e iraquí, lo que dificultaría (por parte de esta triada invasora) el avance gubernamental -ya claramente lanzado- para ayudar a la ciudad situada de Deir ez-Zor.

La presencia de Hizbulá, otra vez, es interpretada por Jordania como una "amenaza" potencial para sus tropas y hay quien dice, aunque nadie lo ha confirmado, que el ataque de EEUU contra el ejército sirio y sus aliados de hace dos semanas, justificado porque era un avance que "ponía en peligro a las tropas de EEUU" en la zona, se dirigió contra la fuerza de Hizbulá, que haría sufrido 4 de las 6 bajas que se contabilizaron en el mismo. No sólo eran tropas estadounidenses, también las había jordanas que rápidamente abandonaron Siria para evitar un conflicto mayor. Ahora Jordania está en una posición muy incómoda y con un margen de maniobra mucho más reducido.

5.- Irán, el malo malísimo, está diciendo que muy bien, que les espera comiendo un huevo, una tortilla y un caramelo. No sólo reconoce que tiene sus misiles a buen recaudo en sitios subterráneos, sino que acaba de acordar con Turquía un plan para profundizar la cooperación bilateral, especialmente el comercio y el sector bancario. Eso fue ayer. Turquía dijo que espera que con este acuerdo el comercio bilateral alcance los 30.000 millones de dólares en un plazo de seis años.

Así que hala, Occidente y vasallos, a seguir soñando (y engañando).

El Lince


No hay comentarios:

Publicar un comentario