Buscar este blog

viernes, 21 de abril de 2017

Juan Bosch, un hombre excepcional.



Un 30 de junio de 1909 nace en Río Verde, la vega el profesor Juan Bosch.  Para el próximo 30 de Junio, a poco menos de 71 días, celebraremos por lo alto el aniversario de su nacimiento.  De aquí allá, semana por semana subiremos en nuestros espacios de las redes sociales trabajos de la vida y obra del maestro apóstol Juan Bosch. Hoy iniciamos nuestra entrega hablando de lo extraordinario y excepcional de este hombre que es un símbolo de honestidad, dignidad, humanismo y patriotismo para los dominicanos y más allá de nuestras fronteras.

Juan Bosch, un hombre excepcional. 

Juan Bosch es de esos casos humanos realmente excepcionales. La simple lectura de su vida,  su obra,  su historia, el análisis más objetivo de la forma en que se desenvolvió su pensamiento y su actividad a lo largo de su  vida, lo hacen en realidad ante los ojos de todos, un hombre verdaderamente excepcional. Nadie, como el, fue capaz de interpretar con toda la profundidad y toda la esencia y todo el valor del ideario Latinoamericanista y antillano enarbolado por Bolívar, Eugenio María de Hostos, José Martí, Máximo Gómez, Betance y Luperón.

También, nadie como Bosch, fue capaz de estudiar y aplicar el método científico de las ciencias sociales, el materialismo histórico,  para estudiar, analizar, interpretar  los procesos socioeconómicos y políticos, y muy especialmente el dominicano, a la luz de su realidad  histórica, social,  económica, y política.

El profesor Juan Bosch, fue  fundador de los dos grandes partidos de masas de la historia política dominicana que hoy por hoy le dan sostenibilidad a la democracia política: PRD Y PLD.

Pocas veces en ningún proceso- y tal vez nunca en un proceso político- un pensamiento, un mensaje, una inteligencia haya sido capaz de hacer un aporte tan grande a su patria. Y es que Bosch, fue un infatigable investigador, un incansable trabajador, puede decirse que desde que tuvo conciencia política, no descanso un solo instante a lo largo de su vida, de  investigar, de estudiar y de trabajar para lograr  una sociedad más justa y equitativa.

No ha habido gladiador que haya librado más combates ideológicos  que los que libro Juan Bosch. Es asombrosa la cantidad de batallas en el campo ideológico libradas por el. En nuestra historia, nos hablan mucho sobre los grandes héroes de nuestra luchas independentistas y se narran sus proezas, y sus victorias, que bien… y realmente, cuando a los dominicanos llegue el momento de evaluar mucho más racional, cuando tengan la oportunidad de apreciar  los acontecimientos de la vida, de la historia pasada de aquella figura quien fuera un gladiador, batallador en otros campos  de batalla: en el campo de las ideas.

Cuando se haga una evaluación superior de la personalidad, la historia de Bosch junto con otros prohombres dominicanos y americanos, descollara como hombres de pensamiento, inteligencia, y conducta que mayor trascendencia ha tenido en la historia dominicana.

 Hay que decir que no solo ha sido Juan Bosch uno de los hombres mas creadores, mas luchadores y mas geniales, sino unos de los hombres mas valiente, moralmente valiente. Valentía que demostró en pruebas dificilisimas, en decisiones dificilisimas, a lo largo de su vida y a lo largo del proceso histórico y político que le tocó dirigir.

Creemos sinceramente que estudiar la vida de Juan Bosch, estudiar el pensamiento de Juan Bosch, las doctrinas de Bosch y el ejemplo de Juan Bosch  constituyen no un homenaje sino una conveniencia, un beneficio para el pueblo dominicano, Latinoamérica  y  el Caribe.

El mejor homenaje que se le puede hacer a Juan Bosch es siguiendo su ejemplo. 

 Realmente cuando se estudia su obra y su vida, cuando se estudia su pensamiento y su doctrina, los pueblos adquieren lo que pudiera llamarse un verdadero tesoro desde el punto de vista político e histórico.

Creemos que este magnífico movimiento, el 30 de Junio eminentemente Boschista, debe profundizar en el estudio de la vida, de la obra y de la doctrina del Profesor Juan Bosch con el propósito de  volver a Bosch en su teoría y práctica.

Las obras de Bosch son numerosas, de un alto contenido y valor político, histórico y social. Algunos son más circunstanciales, otros son de un valor perenne, de un valor duradero, de un valor eterno. Prácticamente no hay una sola palabra, un solo escrito de Bosch que no tenga un valor por si mismo. Y creemos que debemos hacer un esfuerzo por continuar imprimiendo, divulgando y estudiando las obras del profesor Juan Bosch. Eso nos permitirá comprender mucho mejor los procesos sociales,  políticos e históricos.

Cualquier obra de Juan Bosch que se haya leído alguna vez  y vuelve  a su lectura al cabo de algunos años, sobre todo cuando se vive en medio de un proceso,  se le encuentran cosas nuevas, un interés siempre renovado.

Hay que decir que el pensamiento de Bosch ha tenido una influencia en el proceso histórico Dominicano en los últimos sesenta años y sin lugar a dudas en gran parte de nuestra América. Las ideas del profesor Juan Bosch a raíz de la revolución de abril de 1965, se divulgaron ampliamente por el mundo, y en nuestro país encontraron una tierra fecunda, encontraron seguidores que se inspiraron en ese nuevo pensamiento más avanzado,  desde el punto de vista de la transformación de la sociedad, mejor decir  un giro más hacia la izquierda… Los dominicanos de estas ultimas generaciones de una manera u otra estuvieron y estarán profundamente influidos por el pensamiento del maestro apóstol Juan Bosch.     

Domingo Núñez Polanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario